¡Bienvenidos a Hysteria; One Piece. El mejor foro de rol en el que podrás forjar tu propia leyenda en los 7 mares del universo creado por Eiichiro Oda. Elige tu camino, en el que podrás ser parte del mundo pirata, convertirte en un héroe de la Marina, cambiar el mundo con la revolución, alistarte en las filas del Gobierno o escoger una vida de cazador en la que podrás hacer todo lo que quieras. La libertad está solo a un paso y tu puedes escoger el modo de conseguirla. ¿Como serás en Hysteria; One Piece?
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Mar Sep 01, 2015 11:56 pm.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» PokemonPets online invitacion
Mar Nov 03, 2015 2:58 pm por mariongox123

» Sakura Feudal [Aviso]
Mar Oct 27, 2015 3:17 am por Invitado

» ▬ KI NO JIKAN [BORRADO DE BOTON -REAPERTURA ELITE]
Mar Oct 20, 2015 3:06 pm por Invitado

» ESTO HA MUERTO?
Mar Oct 20, 2015 2:21 am por Yuuko Rox. Hadward

» Rox. Hadward [ID]
Lun Oct 19, 2015 5:02 am por Yuuko Rox. Hadward

» [Trama - Banderas Negras en Wysteria] Emme [D] Vs. NPC Teniente Howard [C]
Lun Oct 05, 2015 6:16 pm por Narrador

» [Trama - Banderas Negras en Wysteria] Starbak Rivier [E] Vs. NPC Jalussin Baku [D]
Dom Oct 04, 2015 9:49 am por Narrador

» [Trama - Banderas Negras en Wysteria] Ghost Leather [D] Vs Rastall D. Raider [D]
Sáb Oct 03, 2015 9:55 pm por Ghost Leather

» [Mini-Trama] Dirty work
Sáb Oct 03, 2015 6:07 pm por Narrador


Afiliados Hermanos

Afiliados Elite



Este skin fue realizado en conjunto por Stroke Sigma y Miss Pond para SERENDIPITY. La ambientación, guías, y demás información del foro es propiedad de la administración. Las fichas creadas por los usuarios pertenecen tan sólo a sus creadores. No plagies, es de mal gusto. Si necesitas cualquier código ponte en contacto con la administración o con los creadores del propio CSS. Agradecimientos a Astur por las imágenes. Unas impresionantes creaciones que merecen un verdadero premio.

El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Emme el Mar Ago 25, 2015 9:54 pm

A las siete de la tarde, con el sol apagándose en la lejanía, la terrible isla de Wysteria se mantenía en silencio. Hacía días que la gente no salía de sus casas más que para comprar provisiones para lo que posiblemente podría ocurrir en aquel lugar. Varios barcos con banderas negras estaban tanteando el lugar en busca de a saber que. Mientras, los civiles que trabajaban en el puerto, informaban a las autoridades que pudieran encontrarse en aquel lugar apartado del West Blue. Nada podía empeorar, estaba claro, aquella isla estaba sufriendo la constante vigilancia de una banda de piratas, y no precisamente de una pequeña, pues como unos dos o tres barcos de un tamaño medio estaba recorriendo esas aguas. ¿Esperaban encontrar algo de valor en este lugar? Claramente la isla no era nada del otro mundo. Su aspecto era como cualquier otro, quitando el hecho de que los edificios parecían estar hechos con el método estructural que utilizaban en la Dinastía Ming. Casas más grandes o más pequeñas, al más puro estilo chino antiguo, otras enormes -las cuáles se podrían reconocer como templos erigidos para adorar a sus dioses desconocidos-. Y en la lejanía, en lo más profundo de la isla, se hallaba el castillo del Maese del lugar. Si, aquí no gobernaba un rey, ni un emperador, ni un soberano cualquiera, aquí gobernaba un Maese, que se traduce como un Maestro. ¿Su nombre? Todos lo conocían en Wysteria, pero... ¿ese todo incluía a nuestro villano favorito?

Un hombre de una brillante cabellera carmesí caminaba por la calle principal que conectaba el puerto con la plaza mayor de Wysteria. La gente lo miraba con atención, pues lo que cargaba a su espalda era algo no muy normal. Un espadón que llegaba desde unos centímetros por encima de su cabeza -el mango-, hasta sus gemelos. Esta poseía un potente brillo debido al material del que estaba hecho y gracias a los rayos del Sol. Sus pasos lo enviaban hacia las profundidades de la isla, con aire tranquilo y bastante seguro de encontrar algo que quería buscar, pero... ¿de qué se trataba? -La verdad.. si de verdad está aquí, espero encontrarlo rápido- decía en voz alta -pero sin gritar- pudiendo enterarse todo aquel que estuviera junto a él -Esa maldita noticia... ¡No puede ser falsa!- comenzó a gritar en medio de la calle. Si, la verdad es que se trataba de un tipo que no le tenia miedo a las represalias ni a alterar el orden público, pues su arma le ayudaría a destrozar a sus enemigos si lo necesitaba. En un momento, giró hacia la izquierda para coger otra calle.

Esa calle lo iba a llevar hasta otra calle, y esa otra a otra calle y al final... se perdería y no sabría que hacer -¡Diantres! He vuelto a perderme- decía el pelirrojo mientras daba golpes a las paredes de los edificios y gente de las ventanas salía para llamarle la atención. Uno incluso le tiró un cubo de agua, pero tuvo reflejos y lo esquivó. El pelirrojo salió corriendo de aquel callejón y comenzó a dar pasos de ciego, pues no sabía adonde se estaba dirigiendo. Necesitaba un buen guía, y lo necesitaba ya. Observó durante un segundo la calle en la que se encontraba y estaba bastante vacía. La verdad es que Emme no sabía que estaba haciendo allí y dudaba de que pudiera salir alguna vez de esa ciudad con su deprimente forma de guiarse. Cuando se giró pudo ver un cúmulo de gente y gritó -¡¡Uuh!! Reparten cosas seguro- comenzó a correr y se acercó para ver que solo se trataba de una pequeña niña que estaba aprendiendo a caminar y se volvió -¡Maldita sea! ¡¿Cómo coño llego hasta la plaza mayor?!- todos se giraron y le indicaron con el dedo que siguiera esa misma calle de frente y él se quedó con el rostro en blanco -Gra... Gracias (?)- dijo sorprendido para después llegar al final hasta la Plaza y observar como allí solo había un par de ancianas y alguna que otra dama hermosa a la que engatusar -No hay... nada...- dijo enfadándose -¡Me Mintieron!- comenzó a gritar volviéndose loco el pelirrojo.
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Ghost Leather el Mar Ago 25, 2015 11:51 pm

-¡¿PERO POR QUÉ NO ME DAS UN BESO?! ¿ES PORQUE NO TENGO LABIOS O POR LO DEL CRANEO EN LLAMAS?-

La vida de John es una mierda. Y lo mejor es que él lo sabe, y vive con ello. Eso es lo que hace fuerte a un hombre, su determinación.

¿Puede considerarse a John un héroe? Es más. ¿Qué es un Héroe? Si le preguntas a cualquiera probablemente te responda que es todo aquél que sacrifica sus propias necesidades en beneficio de los demás y bla bla bla. Entonces, ¿son los piratas unos héroes? Sin duda para algunos de su tripulación puede, ¿pero para los demás? Todo es perspectiva, de eso va el mundo. ¿Pero por qué no le preguntamos a John qué piensa de los Héroes? “Aquí no hay héroes ni heroínas. Si fracasas, eres un fiambre” Ser un cazador y “coger a los malos” no te convierte en un héroe, te convierte en alguien capaz de morir antes que el resto de civiles.

John estaba en.... Si hombre sí muy cerca de..... Bueno, no tenía la más mínima idea de dónde estaba, pero bueno, al menos la ciudad era bonita. Con sus edificios, sus tejados, sus gentes sin prender. ¡Ah! Y los barcos piratas, no olvidemos el motivo de que nuestro intrépido cazador se encontrara en aquella isla, después de todo, tiene que llevar algo a casa para comer... Aunque no tiene casa. Pero bueno. Aquí el caso es que alguien le dio el soplo (un borracho) de que había movimiento pirata en una isla y todos iban en busca de algo gordo, enseguida a John se le encendió la bombilla (o la llama del pensamiento) y concibió todo aquello como un gran anzuelo del que recoger su botín, y con suerte, darse de palos con algún pirata.

Y eso nos devuelve una vez más al punto de partida, a nuestro cazador siendo rechazado por otra mujer que se negaba a darle un beso a un saco de huesos. John, lejos de sentirse despechado, sintió que aquél día sólo le podía ir mejor, vio en aquello una señal obvia de que tendría una buena presa que llevarse consigo, o al menos un buen combate, ya que John, si lo veía conveniente, solía practicar el noble arte del “Pesca y Suelta”. Y de ésta manera, con la ilusión por las nubes, sacó su armónica y comenzó a tocar sin guión alguno, tal como le venía, por las estrechas calles de la ciudad todavía desconocida para él. Una a la derecha, tres a la izquierda, y vuelta a empezar. Durante su travesía se encontró con multitud de civiles, pero con ningún pirata, y John, que tiene un problema con la ira, cada vez estaba más incandescente.

Durante su recorrido se encontró con un grupo de civiles que obstruían el paso frente a él. ¿La razón? Una cría que estaba aprendiendo a andar. Cuando John hizo aparición en la escena la gente pareció enfadarse con él, ¡¿qué pasaba?! Él sólo se había acercado a observar a la niña como los demás, no era su culpa si la cría salía corriendo al ver a un hombre con el cráneo en llamas, ni que fuera el primero que veía, por dios. Por la endemoniada cría casi le linchan allí en medio, el caso es que todo el mundo se alegró de verla caminar pero ninguno de ellos hizo halagos al verla correr, panda de hipócritas.

El cazador consiguió llegar a una especie de plaza de pueblo abandonada y seca, cuánto le recordaba al ahogar, tan sólo faltaba la gente ardiendo. ¡Hey, ese tipo tiene la cabeza envuelta en....! Ah no, que sólo es pelirrojo. Un pelirrojo muy molesto, todo sea dicho. Se encontraba pregonando no sé qué de que no había nada, probablemente eso ofendiese a las pobres ancianitas. John se vio obligado a intervenir, en parte por el barullo que estaba montando, en parte porque se aburría.



-Mira, yo sé que igual te han prometido un corte de pelo nuevo, pero siento mucho decirte que han jugado con tus sentimientos. A sí que si fueses tan amable de no castigarnos a todos con el sonido de tu estridente voz, te estaría eternamente agradecido.-



Ayy John, tu siempre haciendo amigos.

_________________
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
1/200  (1/200)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Emme el Miér Ago 26, 2015 10:36 am

La sociedad estaba desperdiciando el bonito día que hacía hoy por un simple grupo de maleantes que estaban dando vueltas a la isla sin control. A ver, es normal que los niños se asusten, pero... ¿Las Niñas? Por favor, las niñas son las que cortan el bacalao en todo el mundo. Ellas si pueden partir la pana -a pesar de considerarse como un material indestructible-. Si pusiéramos pana alrededor de la tierra cuando fuera a explotar el sol, seguro que las llamaradas solares no llegaban a dañar la pana.. ¡Idea! Estamos salvados. Bueno, que nos desviamos y todos sabemos que esto era simplemente para rellenar y para hacer reír a nuestro amigo en llamas. Emme continuaba maldiciendo sin control el que le hubieran engañado, pues la verdad, se sentía completamente impotente al no poder decirle cuatro cosas al maldito borracho de cabellos azules que le dio aquella noticia -"¡Oh Sí! Un tesoro de valor incalculable está a punto de llegar a Wysteria..." ¡Mentira! Maldito loco con pinta de chamán...- maldecía a viva voz como si estuviera solo en aquella calle y nadie pudiera escucharlo. Si, la verdad es que tenía una personalidad un tanto extraña, y peor era cuando se cabreaba, como posiblemente pudiera pasar ahora. Emme estaba intentando pensar con claridad para descubrir que hacer, pero, entonces pudo observar a la niña que andaba, correr por su lado justo en la dirección que seguía la plaza hacia el mercado, osea, hacia el Norte.

-Pero esa niña no... ¿acababa de empezar a andar?- se preguntó durante un segundo para a continuación escuchar una voz un tanto... ¿ahogada? O quizás demasiado grave pero tomada... no sé, era demasiado complicado diferenciar las voces cuando te encontrabas de espaldas a ella. Emme se giró rápidamente para observar a quien le estaba hablando y de pronto, pudo ver fuego. Si, fuego. Pero no se estaba incendiando ninguna casa ni nada por el estilo, simplemente... bueno... era una cabeza huesuda envuelta en llamas. ¡¡¿Qué?!! ¡¡Una cabeza huesuda envuelta en llamas!! ¿¡¡Pero que mundo es este!!? Emme estaba totalmente sorprendido ante aquel sujeto y dio un salto hacia atrás que lo movió como unos dos metros, distándoles ahora esa distancia exacta.. bueno, quizás dos metros con dos milímetros, pero eso casi no se diferenciaba -¡¿Se puede saber que demonios eres?!- gritaba el pelirrojo algo alterado. No todos los días te encontrabas con un hombre... ser... criatura... ¡Lo que fuera! Que estuviera ardiendo.

Emme lo miraba con atención. Observaba que su cuerpo.. o al menos sus manos, eran carnosas. Como las de un humano normal. Su cabeza en cambio.. eran huesos y estaba envuelta en llamas. El tiempo que había pasado cerca suya, que no había sido mucho, había sentido un ligero calorcito, no tanto como el que provocaría el fuego, así que estaba claro que era un fuego frío, osea, que no quemaba al contacto pero si que producía calor. Emme estaba atento a cualquier movimiento y desenvainó su Zweihänder de nombre "Slicer" -¿No eres un poco feo para mezclarte con esta chusma humana?- decía Arekk sacando un poco de su cara B -Deberías volver a tu mundo... así evitarías meterte en mis planes o donde no te llaman- el Sachakano estaba totalmente conforme en destrozar a ese tío feo. No por nada, simplemente ahuyentaba a la gente que podría guiarle hasta su objetivo. Así... ¡¿Enserio?! Emme estaba haciéndole carantoñas al tío de extraña raza -Chincha rabiña... eres más feo que una nevera por detrás..- le sacaba la lengua y se tiraba del párpado hacia abajo, típica burla japonesa y bastante clásica. ¿Quería enfadar al tipo o simplemente probarlo? Ya veremos como acaba todo esto.
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Ghost Leather el Miér Ago 26, 2015 4:11 pm

Y de repente fue como si una gran montaña se desplazara ante sus ojos. Sí señores, sí, aquél mono pelirrojo era el doble de alto que John, pero claro, así es más divertido verlos caer al suelo. Aquél ser pelirrojo, al cual John le puso mote al instante (y que se verá más adelante) pareció asustarse al igual que la chica.

-Por el amor de Dios. ¿Es qué no te has visto? Esa cría ha demostrado ser más hombre que tú, no se ha asustado tanto.-

Levantaba los hombros John, una señal de decepción absoluta frente al contrario, quien había demostrado que no pasaría de ser un entretenimiento, y no un gran combate como él buscaba. Ambos se encontraban en aquella plaza llena de ancianitas y señoritas hermosas. Una de ellas era la que le había rechazado minutos atrás, John se alegró mucho al verla y la saludó efusivamente, como si todo lo que había ocurrido en ese lapso de tiempo no hubiese pasado jamás, un saludo que la otra joven rechazó, todo sea dicho. Eso ponía triste a John... No, la verdad es que no. Pero, ¡eh! Aquél engendro de 3 metros seguía allí plantado, y parecía molesto con la presencia del Zarathos por el hecho de que desenvainó su arma, aunque quién sabe, quizás en su pueblo prehistórico eso fuera una señal de amor. El pelirrojo lanzaba agresiones verbales al aire en contra de John, tales como “feo, que eres muy feo” y similares que a nuestro amigo el cazador no le hacían más que recordarle a un crio que necesita un poquito de atención, un abrazo, o quizás una paliza.

-¿Feo... Yo? ¿Pero tú te has visto en un espejo últimamente muchacho?-

Dejaba caer John, con su correspondiente voz grave.

-Vale, puede que mi cabeza sea un cráneo, pero, ¿de verdad estás tú en situación de llamarme feo? ¿Mandril?-

Carcajadas del mismísimo infierno provenían de su mandíbula y dientes al terminar la frase, esto le estaba resultando divertido. Fue entonces cuando observó el arma del muchacho. Consistía en una espada enorme, y ya, la verdad es que no era un arma muy ingeniosa la verdad, quizás un tanto retrasada para la época, donde estar al día en cuestiones armamentísticas era la clave de sobrevivir. Pero no, ese individuo tenía un arma casi tan retrasada como su mentalidad.

-Oye. Mandril. ¿También tienes el culo rojo o es sólo ese pelo tuyo tan horrible?-

Comentaba con sorna, mientras caminaba lentamente hacia el rival, lo que convertía la distancia que les separaba en un metro y medio.

-Una pregunta más. ¿Ese tamaño tuyo, y ese arma tan enorme.... Son para compensar otra cosa?-

Una risa mucho más profunda que las anteriores salía de John, quien con el dedo meñique de su mano derecha se reía del diminuto tamaño del miembro viril del contrario, mientras imaginaba al pelirrojo como un Mandril con un enorme culo rojo y un diminuto pene.

-En fin, si tantas ganas tienes de que te den una paliza, ¿quién soy yo para negarte la?-

John se guardó su preciada armónica en un bolsillo. Flexionó las piernas y de un salto hacia delante se colocó frente al mandril, al cual dirigió un potente puñetazo hacia su zona genital. “Ghost no tienes honor, eres basura, uhhhh.” Callad hostia. Ghost Leather no tiene honor, moral, ni principios, simplemente tiene unas ganas locas de repartir hostias como panes.  

Emme a ojos de Ghost:

_________________
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
1/200  (1/200)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Emme el Miér Ago 26, 2015 10:12 pm

Aquel esqueleto en llamas no hacía más que farfullar tonterías. ¿Enserio se estaba burlando de algo como el tamaño del miembro de otro hombre comparando que era pequeño en proporción a su altura y al tamaño de su arma? Esas eran cosas completamente ilógicas por el hecho de que su altura era natural, y su Zweihänder tenía ese tamaño debido a que los Sachakanos solían crear armas de ese tipo para el combate, propias para su tamaño y completamente normales en su lugar de origen... Además, ¡el pene de emme tenía un tamaño propio de su raza! Uno claramente grande. El pelirrojo sonreía ante las acusaciones de aquel ser totalmente ilógico. Estaba sacando insultos de la manga que además no estaban dañando para nada a Emme. Podía decir lo que quisiera, pero, ¿diría esas cosas porque él de verdad se sentiría así y necesitaba cargar a alguien ese muerto para sentirse mejor? Estaba claro que no tener piel en una cabeza en llamas era algo terrible, pues la gente ya no te miraría como al típico hombre de clase natural, si no que te mirarían como a un maldito monstruo. Emme torció el gesto con su sonrisa aún cargada y totalmente serio, intentando no descojonarse en la cara de aquel tipo. La verdad, le hacía muchísima gracia que semejante cuerpo escombro le estuviera diciendo nada acerca de si era o dejaba de ser. Un último apunte... podríamos decir que más que cuerpo escombro era un cuerpo ceniza, por eso de que tuviera la cabeza en llamas y... bah, no importa... panda de retrasados sin sentido del humor...

Lo llamó Mandril, si, también lo llamó Mandril. Emme estaba despollándose por dentro mientras escuchaba las barbaridades de aquel tipo, pero, continuaba con su mísera sonrisa belicosa en su rostro. Escuchaba y escuchaba bobadas sin articular una sola palabras mientras el otro no paraba de hablar como jodido paleto de pueblo sobre quien era feo y quien más atractivo. Estaba claro que la calavera en llamas no era para nada atractivo. Se observó sobretodo en el momento en el que saludó efusivamente a una mujer que parecía conocer, pero esta, con un gesto horrible al ver al hombre, levantó su dedo corazón y se marchó a continuación. El pirata levantó su mano izquierda y se rascó la nuca, articulando por primera vez palabra desde que aquel engendro comenzó a ponerle por las nubes -No ligas, ¿eh? Tranquilo, siempre puedes irte a un prostíbulo. Dicen que por aquí hay uno bastante bueno- afirmaba el pelirrojo, aunque nunca perdiendo la vista de su rival, observando lo que hacía tras aquellos comentario de mono irritado.

El hombre de cabellos ardientes se lanzó hacia Emme con la intención de golpearle. Con anterioridad había recortado la distancia, quedándose exactamente a un metro y medio del pelirrojo. Emme se fijó en cada movimiento, intentando analizar a su contrario. Este, con su puño intentó golpear a las partes más íntimas de Emme, pero este, con un veloz movimiento -o al menos lo más rápido que pudo moverse-, consiguió colocar la espada en el trayecto del puño del contrario hacia su entrepierna. Estaba claro que ese golpe era previsible y el pelirrojo no iba a dejarse intimidar por alguien de ese calibre. Este, sin pensar, y agarrando el mango de la espada de forma que la hoja estuviera mirando hacia abajo, la giró tras recibir el impacto -el cuál no fue para nada poderoso- con la intención de golpear con el lado romo en el costado de su enemigo. No sería un daño tan alto como para dejarlo inmóvil, pero, se magullaría. No parecía un tipo muy resistente, simplemente tenía una capacidad, y esa era la de pensar. Por suerte, aquel muchacho no había previsto que Emme tenía una capacidad de razonamiento espacial impresionante, haciendo que el campo de batalla fuera un ajedrez.. y ahora, un peón se estaba enfrentando a la Torre. El golpe con el lado romo podría mandar volando un par de metros -o incluso tres- al esqueleto, permitiéndole de esta forma, prepararse para el siguiente movimiento de su rival.
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Ghost Leather el Jue Ago 27, 2015 12:10 am

El mono rojo había farfullado algo, pero John no lo había escuchado, o siendo más exactos no le interesaba lo que pudiese decir un mandril con la actitud de un niño pequeño que requiere de atención todo el tiempo.

El golpe contra el tipo no había salido muy bien, tan sólo había conseguido golpear la espada del gigante. “Auch” pensaba John por dentro, golpear una espada gigante no es algo muy divertido, pero bueno, tampoco se iba a morir por ello. Casi al momento el mandril cambió de posición su arma y golpeó al cazador Blaze con la intención de apartarlo de en medio, sin embargo tuvo el tiempo suficiente para protegerse con las manos del golpe y así sufrir un daño nulo, pero eso sí, el desplazamiento fue de unos 2 metros en comparación con donde se encontraba antes. John se sorprendió, el Mandril era bastante más rápido de lo que el cazador había supuesto en su momento. Al instante toda la gente de la plaza comprendió de qué iba el asunto, dos hombres iban a pelearse por haberse lanzado insultos sin consciencia alguna de lo que podía pasar, o quizás sí lo sabían y lo estaban buscando, en cualquier caso. Todas las ancianitas como la muchachas guapas pusieron pies en polvorosa al ver la que se iba a montar allí, de esa manera la plaza quedaba todavía más desierta de lo que ya estaba. John analizó el lugar de un rápido vistazo. Básicamente consistía en una plaza circular de uno 9 metros de radio (18 de diámetro) desde la gran fuente, que se encontraba en el centro del lugar. con 4 caminos de entrada y salida, un par de bancos por allí y por allá donde sentarte y poco más la verdad. La gente que se encontraba dentro de algunas de las casas cerraba las ventanas, por miedo a lo que pudiese pasar, aunque no faltaba algún que otro espabilado que se quedaba en el balcón a observar el espectáculo.

John comprendió que quizás los golpes de frente no eran la mejor de las ideas, para el contrario sería muy sencillo protegerse de cualquier golpe que pudiese provenir del cazador con poner la espada de por medio. El tamaño del tipo era un problema, pero no por ello iba a decantarse todo aquello. Nuestro cazador decidió correr hacia el contrario de frente, como si fuese a golpear el mismo lugar que antes, en apariencia era una simple carrera, pero la realidad es que cuando llegó a un metro del contrario John decidió corregir su trayectoria y posicionarse a la derecha del gigante, donde propinaría un puñetazo a su costado para después seguir en movimiento si el otro decidía defenderse. Blaze no estaba seguro de si aquello funcionaría, pero aquellos primeros compases del combate no era más que una ligera toma de contacto, una especie de examen donde compruebas por dónde puedes entrar al rival. Cómo y por dónde podrás someter a tu rival a aquello que tú desees.

_________________
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
1/200  (1/200)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Emme el Jue Ago 27, 2015 11:46 am

El pelirrojo había realizado su movimiento, y gracias a él había conseguido lanzar dos metros al contrario y alejarlo de él para poder pensar en la siguiente estrategia. El rostro de Emme había cambiado drásticamente. Su gesto era ahora el de un psicópata, quizás debido a eso que suelen llamar la "Cara B" de las personas. Sus ojos estaban totalmente atentos y seguían con atención -valga la redundancia- al hombre de cabeza en llamas. Sus brazos habían detenido parte del impacto, pero, el pelirrojo dudaba de que otro golpe de ese calibre pudiera anularse con tanta facilidad. Pobre e insensato hombre que se enfrentaba a un Sachakano. Bueno, no solo un Sachakano, si no un Ichani, uno de los hombres más poderosos del rey que habían sido exiliados. Jé, estupideces, igualmente el pelirrojo seguía siendo uno de los hombres de Sachaka con un concepto de la batalla mejor desarrollado que el más grande estratega del lugar. Era posible que en el tiempo que ha estado exiliado, otros muchos hubieran nacido y hubieran ocupado su lugar como soldados y generales, poco le importaba. Que su rey le expulsara había sido todo un sacrilegio para él.. y haría que su sangre fuera derramada por toda Arvice aunque su vida pendiera de un hilo. De esto modo, Emme atentaba contra el tipo y en cuanto se alejó lo suficiente -quedando a los dos metros-, comenzó a girar su espada sobre él, esperando que este se acercara.

No tardó mucho aquel hombre de cabello esquelético. Su trayectoria era directa contra el Sachakano.. estaba claro que iba a redirigir su trayectoria para no encontrarse con la espada de frente. Pobre insulso, pero, ¿adónde iría, izquierda o derecha? El pelirrojo comenzó a pensar y no sabía hacia que lado debería dirigirse, así, pensó en utilizar una de sus técnicas mejor entrenadas. De esta forma, posicionó la espada en su diestra y colocó la punta de la hoja en el suelo, agachose el Sachakano y ocultó su cuerpo con la espada, de esta forma, el esqueleto se movió hacia la derecha, pero, para su desgracia, cuando lanzó el golpe, se encontró con que el cuerpo de su rival, el Sachakano, estaba oculto tras la propia espada y de nuevo volvió a golpear. Para gracia del Sachakano, esa técnica le permitía maniobrar fácilmente.

El impacto no fue muy fuerte, estaba claro que aquel tipo no tenía una fuerza de gran calibre. Podría decirse que era bastante débil, por no decir algo más fuerte. Gracias a la gran resistencia Sachakana, Emme sintió el ligero golpe y acto seguido utilizó la espada para empujar el puño que acaba a de golpear contra su arma, y utilizando el punto de apoyo de la espada se levantó rápidamente para dar un giro sobre sí mismo y golpear de la misma forma que lo hizo anteriormente con el lado romo de la espada -si, no quería matar a este hombre porque era gracioso, y Emme no mata a nadie que le caiga bien-. El enemigo se habría desestabilizado ligeramente debido al ligero empujón realizado con la espada -todo gracias a la fuerza y resistencia que poseía debido a ser un fuerte Sachakano- y el golpe iba incluso con más potencia que el anterior. ¿Sería capaz el "cabeza en llamas" de esquivar este golpe y salir casi ileso como antes? Emme claramente lo dudaba.
Técnica empleada:
Schweigen (Silencio): Emme coloca la espada por delante de él y se agacha cubriendo todo su cuerpo para evitar que le golpeen. Cualquier golpe de nivel igual o inferior es detenido con extrema facilidad, pudiendo golpear a continuación de la forma que desee, si es que lo desea. Nivel E. 1 uso. 3 de reposo
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Ghost Leather el Jue Ago 27, 2015 4:44 pm

-Esto comienza a aburrirme.-

Mencionaba John para él mismo, sin que le escuchase nadie más, tras haber sido lanzado por los aires de nuevo, ésta vez con mayor intensidad que la anterior. Mientras el cazador se acercaba al enemigo con el objetivo de golpearlo por el lado, el contrario realizó algo cuánto menos, curioso. Su espada (que del modo en que la estaba utilizando, bien podría ser un martillo) se colocó frente a él, cubriendo su cuerpo gracias a las medidas de la misma, e impidiendo nuevamente que John realizase su golpe de manera efectiva, a lo que acto seguido vino el golpe del pelirrojo, quien mandaba a John volando unos 3 metros de la posición en la que se encontraba. Blaze recibió el golpe sin manera de defenderse pues había sido desestabilizado antes de efectuar el vuelo. Aunque a nuestro cazador favorito efectivamente le dolió el golpe, no había sido para tanto. Realmente la altura del pelirrojo comparada con la del John podía llevar a engaño, si bien es cierto que la fuerza del contrario era ligeramente mayor que la de él, no era para nada una diferencia exageradamente alta, lo que le llevaba a plantearse cómo un tío de 3 metros tan sólo superaba levemente a una persona normal en fuerza, el contrario tendría que esforzarse más, ¿o es que acaso pensaba que el ser mayor que él en estatura le confería super poderes? No, y mucho menos iba a conseguir nada si continuaba allí plantado sin desplazarse. En fin. John salió despedido por los aires, se dirigía a caer de frente contra el suelo por lo que se cubrió con los brazos y rodó por el suelo lo suficiente para no abrirse el cráneo. Rápidamente se levantó y observó al rival, quien le estaba provocando unos pesados quebraderos de cabeza, el problema era que el pelirrojo podía defenderse de sus ataques fácilmente gracias a la espada que portaba consigo.


John decidió cambiar de estrategia, en vista de que la que había estado empleando durante el comienzo del combate no le estaba sirviendo de mucho, y dudaba que le fuese a dar algún resultado más que el cansarse a si mismo. Entonce. ¿Cuál era la manera que debía emplear ahora para cambiar el combate? Bueno, no estaba del todo seguro con ello, sin embargo sí sabía lo que podía intentar. Nuestro cazador flexionó sus rodillas y preparó sus brazos y puños adoptando una postura defensiva, a la espera de que fuese el pelirrojo el que tomase la iniciativa de atacar. En esos momentos el que John comenzase el ataque era como darse de bruces contra un muro de roca maciza, por mucho que lo intentase no iba a obtener resultado que le sirviesen de algo. Seguro de si mismo, sabiendo que había tomado la opción correcta, quedó esperando a 4 metros del rival para que éste le mostrara si todo lo que tenía de alto, lo tenía de capacitado para el combate.  

_________________
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
1/200  (1/200)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Emme el Vie Ago 28, 2015 3:48 pm

Que tan simple podría resultar enfrentarse a un hombre así. Pero estaba claro, Emme no había sino repetido su estrategia dos veces para alejar a ese hombre. Si, ambos poseían una fuerza par, pero, la diferencia existía en la resistencia de Emme, que aunque tampoco fuera enorme, existía igualmente. El pelirrojo observó con detenimiento todo lo que su enemigo había realizado con anterioridad y la verdad, le había resultado sencillo fijarse en él, quizás por el hecho de que aún no se había convertido en alguien capaz de mostrarse como un monstruo en la pelea. El pelirrojo sonreía, igualmente, Emme tampoco poseía un nivel de combate de un monstruo, pero intentaba ascender conforme combatía. Pensó que lo mejor que podría hacer sería enfrentarse directamente a él. Demostrar la fuerza propia es lo que un Sachakano hacía normalmente. De esta forma, el Sachakano agarró su espadón con la mano derecha y de su cinto, sacó una pequeña navaja enjoyada y bañada en oro que no solía usar para pelear. Sabía que no podría pelear a gusto con esa arma debido a que no se había desarrollado del todo, pero, aún tenía el espadón, el cuál podía sujetar con una sola mano sin problemas. Si, el experto espadachín conseguía dominar dos espadas, aunque no era precisamente el uso del Nitoryu lo que lo caracterizaba.

En ese instante, el pelirrojo se dignó a hablar -¡Eres Fuerte! ¡Me caes bien!- el pelirrojo era sincero, sabía definir a un buen rival cuando lo tenía delante, y jamás los llegaba a subestimar -¡Hagamos una cosa! ¡Nos vamos a poner ambos el combate difícil a posta, si, ambos, tu a ti y yo a mi!- el pelirrojo no sabía luchar suficientemente a gusto con dos espadas y menos con una que pesaba el doble que la otra -que se trataba de un maldito cuchillito de mierda- -¡Tengamos un combate de verdaderos hombres, un combate en el que tengamos que darlo todo!- los desafíos eran lo que más le gustaba a Emme y ahora, iba a demostrar que un verdadero desafío se iba a presentar ante ambos. Pero, ¿cómo se lo pondría difícil aquel hombre?. La verdadera pregunta era ¿lo haría? Emme dudaba que quisiera dar su brazo a torcer, pero igualmente, intentaría hacer disfrutar a aquel hombre de un combate de verdad. De un combate que pudiera recordar toda la vida y que convirtiera a estos hombres en verdaderos rivales. Ya se sentía la tensión en el ambiente. Emme simplemente corrió hacia su rival, recortando la distancia de cuatro metros.

Vamos a hacerlo guay:
Ghost, vamos a hacerlo que mole de verdad. Vamos a ponernos el combate complicado. Mi personaje no se sabe manejar con dos armas y menos con dos de diferente peso y tamaño. Eso lo hará más divertido. En mi post no llegó a recortar todos los cuatro metros, digamos que me quedo a dos y medio pero sigo corriendo para que cuando tu llegues, hayamos recorrido ambos dos metros y podamos continuar el combate. Si te parece la idea háblame por privado -ya sabes a que me refiero- y concretamos como lo haremos. Un gran combate, me encanta, enserio.
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Ghost Leather el Sáb Ago 29, 2015 1:10 am

La tensión en el ambiente se podía cortar con el más gastado, desafilado y enrobinado de los cuchillos del mundo entero, sin embargo ambos mantenían una actitud diferente a la que puedas esperar en un combate, tanto uno como el otro sentían una extraña relación, o más bien atracción por aquél combate, aunque también es cierto que el hecho de ser rechazado cada uno de sus ataques ponía furioso a John, sin embargo, ¿qué podía decir? Los había bloqueado sin demasiado esfuerzo, no había nada discutible y quizás eso era precisamente lo que enfurecía a John, el hecho no hubiera discusión posible sobre el tema, los detenía y punto, en el futuro trataría de encontrar la manera de no ser tan predecible. Para su sorpresa el contrario sacó un segundo arma, notoriamente más pequeña que la contraria. ¿Podría utilizarla bien? ¿Escondía algo que John no hubiese notado? Hasta ahora poco le había visto utilizar su espada, sin embargo... ¿Alguien de su tamaño con una herramienta de combate tan diminuta? Se le hacía extraño de ver, pero suponía que no tendría que esperar demasiado para comprender de qué se trataba.
Y así fue.
“Eres fuerte, me caes bien”. ¿En qué momento habían pasado de insultarse mutuamente a sentirse rivales? Y digo habían porque, ahora que despertaba esa duda el gigante pelirrojo en él, John también sentía algo distinto a cómo había comenzado todo. ¿Un combate en el que se pusiesen ellos mismos las cosas en contra... A propósito? A Blaze primero le sonó extraño, luego a trampa para tomar una ventaja desmedida, y después.... Después le pareció algo interesante. John Blaze no tiene honor, ni principios, ni moral, sin embargo aquél combate despertaba cosas en él que le hacían desear que fuese distinto, que no digo yo que no desease durante un momento engañar al rival y aprovecharse de la desventaja que pudiese tener el contrario, pero bueno, eso es algo innato en él. Pero como ya he mencionado, aquella ocasión era diferente.
-Soy el Cazador ¡Ghost Leather! Y aunque no tengo escrúpulos, y mi único objetivo sea la victoria mediante los medios que hagan falta, acepto el nuevo reto que tú me propones y me comprometo a llevarlo acabo como se merece.-
Desde luego aquello era algo nuevo en él, comprometerse con alguien.... Nunca en la vida había visto a John realizar algo parecido, pero ahí estaba él y ahí estaba el pelirrojo, apunto de enzarzarse en un combate que pasaría a la historia.... Si no del mundo, al menos para la suya.
¿Qué desventaja puede desarrollar alguien que pelea con su propio cuerpo? Las armas blancas no se le daban nada bien, pero no observaba ninguna por aquí. Las de fuego eran su perdición, y le pareció excesivo, aparte de que no se encontraban así porque sí en el suelo.
-¡ESPERA!-
Hacía la señal con la mano al pelirrojo, debía pensar en alguna cosa para utilizar, por lo que comenzó a revisar el lugar en busca de algo que le fuese útil, pero a la vez no, no sé si me explico. John revisaba si cerca de los establecimientos que se encontraban allí había algo que pudiese servir, sin embargo no habían más que sillas y mesas, nada útil. Curiosamente una bolsa cayó al suelo, parecía haber sido lanzada desde alguno de los balcones que se encontraban en los edificios de la plaza. ¿Un ataque contra alguno de ellos tal vez? No, sino más bien una manera de hacer más interesante lo que aquella persona veía como un espectáculo. En efecto, la bolsa la había lanzado un civil desde su casa, el cual seguía muy interesado el desarrollo del combate, y le parecía una idea muy excitante el provocarse problemas a si mismo durante un combate, por ésta razón lanzaba al cazador Blaze una bolsa llena de.... ¿Pesas de submarinismo? Claro, en realidad está bien pensado. John tendría que atarlas a sus piernas y cintura, de ésta manera sus movimientos se verían reducidos y su cuerpo no funcionaría como el arma que debía ser. Una vez colocados en su lugar, el cazador comenzó a probarse a sí mismo, comprobando hasta qué punto llegaba aquella desventaja, ya que la cuestión era ponerlo difícil, no imposible. Para su agrado, los pesos reducían su velocidad, así como su capacidad de realizar golpes más contundentes, supondría que con eso era suficiente para lo que buscaban. John se colocó en el lugar donde había estado con anterioridad, y con un movimiento de cabeza daba la señal al pelirrojo de que aquella “nueva etapa de su relación” podía comenzar.
De esa manera los dos salieron corriendo el uno hacia el otro.

Spoiler:
Cómo negarse a una propuesta así, jajajaja.
Serían varios de éstos:

_________________
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
1/200  (1/200)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Emme el Sáb Ago 29, 2015 9:50 pm

Aquel enorme cambio de papeles en ambos guerreros hizo que la gente se estuviera poniendo bastante alegre conforme al desarrollo de aquel combate. Ahora, Emme tenía una estrategia, intentaría luchar con su espada y esa navaja pequeña. No estaría capacitado para luchar de forma magistral, pero, el espadachín lucharía conforme a un estilo basado en defensa -con el espadón- y corte rápido -con la navaja-. No podía fallar de ninguna manera, o bueno, al menos eso pensaba el pelirrojo. Sus movimientos serían precisos e intentaría detener los impactos de aquel hombre con su espadón... bueno, si se le podía llamar hombre. Al parecer, el esqueleto aceptó seguir esa dificultad que planteó Emme y se presentó con un grito. Se hacia llamar Ghost Leather, pero, eso no significaba nada por ahora para Emme. Por el momento, el pelirrojo simplemente le escuchaba con total atención mientras asentía con la cabeza, esperando que comenzara su acción y pudieran volver a combatir como ansiaban. Entonces, aquel hombre hizo un gesto en señal de indicarle espera y comenzó a buscar algo para complicarse las cosas. Un golpe se escuchó y se pudo observar como alguien había lanzado unas pesas de submarinismo. Emme sonrió y observó al hombre colocárselas rápidamente. Ese fue el momento en el que comenzó a correr hacia su rival.

Ambos recorrían la distancia velozmente, como si fueran dos bestias que intentaban cazar una presa. Se miraban a los ojos -aunque aquel otro no tuviera-, y avanzaban. Peleaban por conseguir esa deliciosa pieza de carne que era la victoria. Querían vencer, y eso significaba hacerle daño a su rival. Durante un segundo, Emme recordó sus momento de felicidad en Sachaka. Allí se pasaba entrenando cada día, como los antiguos guerreros espartanos que eran entrenados en el arte de la guerra desde niños. Ahora, ambos estaban recortando aquellas distancias, acercándose el uno al otro para inflingirse un daño que más adelante no sería físico, si no moral, pues quedaría grabado como uno de los dos perdería ante el otro.. o quizás... no.

Emme se acercaba a una velocidad pareja a la de su rival. Ambos recortaban la distancia -si, lo he dicho mil veces, pero no sé que más añadir, no me odiéis-. Fue entonces que cuando Emme estuvo lo bastante cerca, dio un salto vertical para realizar un tajo vertical con ambas armas en el eje Y de su rival, siendo que ambas armas se dirigían una hacia cada hombro. Ni de broma separaría sus hombros de su cuerpo, pues con el nivel que poseía el pelirrojo sería incapaz de cortar huesos con total facilidad, pero, el corte sería potente si el rival lo recibiera.
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Ghost Leather el Mar Sep 01, 2015 3:50 pm

En realidad es extraño estar combatiendo con un pirata y que se diese aquella situación tan fuera de lo común, ya no sólo por el hecho de que aquél combate hubiese sufrido un cambio drástico en su manera de desarrollarse, y tampoco porque comenzase a existir una rivalidad curiosamente extraña entre ambos contrincantes, cazador y pirata, lo extraño no residía (tan sólo) en eso, John estaba acostumbrado a que la gente le mirase, por lo del cráneo en llamas y tal, pero no tenía por costumbre tener público en sus combates. John contenía dentro de si una gran emoción y expectación por el combate que se iba a librar, ya había pasado de ser una simple riña a ser un combate por algo que él desconocía, el Honor, sin embargo el no tenerlo no le impedía luchar por ello.

Mientras tanto, la gente desde sus casas o cualquier lugar seguro buscaba observar el combate, y saber cuál de los dos monstruos se impondría al contrario. Monstruo.... Es curioso porque es algo muy sometido al punto de vista, un concepto muy subjetivo, para aquellos humanos normales y corrientes tanto el pelirrojo como el Zarathos eran seres monstruosos, tan diferentes a ellos tanto en aspecto como en forma de actuar o pensar. ¿Y para aquellos dos seres que se enfrentaban? Siendo razas distintas a la común (la humana) su concepto de “Monstruo” es lógico que fuera muy diferente al de los demás. Para John, por ejemplo, monstruos eran aquellos seres enormes que poblaban los mares, capaces de acabar con enormes navíos sin tan siquiera esforzarse, eso sí eran monstruos. Para el pelirrojo... Bueno, no lo sabía y dudaba que fuese un tema que saliese a la luz entre golpe y golpe del combate. Volviendo con el combate, ambos rivales se encontraban corriendo uno hacia el otro, siendo que el primero en proponerse atacar fue el enorme pelirrojo que ahora sostenía dos armas, algo en lo que aseguraba no estar especializado, sin embargo eso no hacía que John se sintiese en menor peligro. Por suerte el ataque del individuo doblemente armado era relativamente fácil de esquivar, ¿por qué relativamente? Bueno, John tan sólo tuvo que ponerse de perfil para esquivarlo, pero, ¿y ahora? El cazador Blaze se encontraba entre la espada y.... la otra espada, con un simple movimiento de una contra la otra, el cazador podría ser aplanado como si de papel se tratase, por lo que debía actuar rápido. 

John decidió desplazarse lo más velozmente posible hacia las manos del rival, que sostenían aquellas armas blancas, entonces el Zarathos propinó una patada a la mano izquierda del rival, la misma que sujetaba su gran espada con la que antes había detenido todos sus ataques, sin embargo la patada que golpearía la mano del rival se vería reducida en potencia gracias a la desventaja que habían decidido ponerse sendos rivales. Tan pronto como diese la patada, John saltaría por encima del brazo del contrario, no sería un salto muy alto debido al peso extra, pero siendo que sus brazos estaban casi a ras de suelo supondría que era la única forma de escapar de aquella celda que significaban los potentes brazos del contrario, de esa manera el peligro de ser aplastado disminuiría levemente, o al menos eso pensaba.

Anotación:
Ghost, de no verse interrumpido, saltaría sobre el brazo izquierdo del pelirrojo escapando así de estar frente a frente con él. Si el salto saliese con éxito, John quedaría a menos de 1 metro en el costado izquierdo de su rival. Pero por supuesto todo esto se ve sometido al incremento de peso en él como desventaja, por lo que no pondré "salta el brazo" sino "saltaría el brazo" dando a entender que no tiene por qué hacerlo con éxito. No sé si me he explicado del todo bien. En cualquiera de los casos el final de esa acción queda a tu juicio.

_________________
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
1/200  (1/200)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Emme el Miér Sep 02, 2015 11:16 am

El guerrero de Sachaka vio frustrado su intento de golpear a su rival por el hecho de que no supo posicionar del todo sus espadas para evitar cualquier tipo de esquive. Estaba claro que aquel combate se había complicado para ambos, pero, el pelirrojo pudo comprobar que el Zarathos verdaderamente tenía una capacidad de reacción verdaderamente alta. Una sonrisa asomó al rostro de Emme al encontrar a un rival digno de sí mismo, pues, el hecho de que todos fueran más débiles que el Semi-Gigante le parecía bastante aburrido. Un futuro próspero les esperaba a estos dos, enfrentándose el uno contra el otro sin que ninguno de los dos venciera al otro. Era un futuro prometedor, a ambos les supondría un mérito tener un rival tan poderoso -y ser uno mismo tan poderoso- que no pudieran salir heridos. Ambas espadas -siendo una de ellas una simple navaja- estaban vibrando en el suelo debido al potente impacto que Emme había propinado. Fue en ese momento que su enemigo reaccionó rápidamente.

El movimiento veloz de Ghost supuso realizar una patada en la mano de Emme. Para su suerte, no le dolió tanto como esperaba, pero, su espada acabó rozando el suelo del todo. Se había soltado y, aunque no se había movido, ya no estaba en su mano. Emme pensó que sería buena idea destrozar el pacto y atacarle con la navaja enjoyada, pero no, su mente no le permitía. Si, había sido una persona malvada y sádica desde que fue convertido en Ichani, pero, no pensaba realizar actos traicioneros contra alguien que le estaba dedicando un espectáculo tan especial. Acto seguido, debido al impacto de la patada, Emme no pudo fijarse en como el esqueleto en llamas saltaba sobre el brazo para alejarse. Emme lo observó cuando ya estaba alejándose y agarró de nuevo su arma. No dudó, decidió actuar, estaba furioso porque lo habían desarmado, y eso, hacérselo a un Sachakano es pecado capital. Así, los ojos de Emme comenzaron a irradiar fuego, estaba preparado para convertirse en el hombre que venciera a este tipo. Al fin y al cabo, si perdía un solo combate no podría ser capaz de convertirse en un Yonkö, de recuperar su amada Sachaka... y de gobernar el mundo con mano de hierro.

El pelirrojo observó como su adversario distaba de él un par de metros -debido a que el salto y la escapada le habían salido bien-. Sus ojos estaban ardiendo y quería vencer a ese esqueleto cuanto antes, así, decidió realizar una habilidad propia de Sachaka conocida como "Hoja de Viento Furioso". Durante un segundo pensó y dudó de si podría realizarla con ambas armas, pero estaba seguro de que sí, puede que no con la misma potencia, pero, si podría hacerlo si estaba seguro de ello. Sus pies comenzaron a moverse hacia su rival. De pronto, cuando llegó a una distancia justa a la que su espada llegaría perfectamente hacia su rival -siendo que la mitad de la hoja estaría a la altura de su torso y la punta lo habría sobrepasado-, y sin dejar de moverse, comenzó a girar sobre sí mismo al grito de -Aufrollen-. Esta técnica trataba de girar sobre si mismo para repartir cortes a diestro y siniestro, golpeando con la parte afilada del arma, para cortar al rival. Emme estaba seguro de que impactaría, pero, su velocidad se reducía debido a que mantenía su espada grande con una mano y la otra con otra. Podía golpear con la misma fuerza, pero, no con la misma velocidad, si, estaba claro que ambos se habían complicado el combate.
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Ghost Leather el Miér Sep 02, 2015 6:57 pm

Con un salto, que fue más gracias a la suerte que a su potencial físico, John pudo escapar de lo que pensó hubiese significado una perdida segura entre los brazos de su rival, y es que si el otro hubiese reaccionado un poco más deprisa ahora no se vería salvado así como si nada. El cazador Blaze se encontraba ya unos metros alejado del pelirrojo, observando. Era consciente de que con la patada que le había dado al muchacho no le habría hecho nada de daño, pero el caso es que darle una patada sin más (en el estómago por ejemplo) mientras estaban todavía frente a frente no le parecía una genial idea, de ésta manera le desarmó durante un momento y así pudo escapar por completo de un ataque que habría supuesto el final para él de haber sido certero. John sentía su respiración más pesada y acelerada, así como sus pulsaciones, y es que el llevar los pesos tanto en sus piernas como en su cintura comenzaba a pasar le factura, provocando un agotamiento físico superior al que podría haber tenido sin aquellos añadidos, pero eh, ¿qué había más emocionante que un combate de esas magnitudes? Incluso la gente estaba emocionada, y el ver cómo casi John no escapaba de la arremetida del rival no hacía más que hacerles sentir más interés hacia el combate, en esos momentos ambos contrincantes no distaban mucho de ser unos payasos de circo o feria, cuyo trabajo era distraer a los espectadores y hacerles olvidar todo de sus vidas, incluso parecían haber olvidado que la isla entera estaba rodeada de navíos piratas. Piratas... ¿Qué estarían haciendo en ese momento todos esos criminales? ¿En busca de qué habían venido? Eran preguntas a las que el cazador todavía no había encontrado respuesta, una lástima, si no estuviese peleando con el pelirrojo podría preguntarle, pero no era el momento idóneo para ponerse a cotorrear.

Trató de descansar durante aquellos preciados segundos que le conferían el haber escapado del rival. El contrario parecía extremadamente furioso, ¿quizás sí le dolió la patada en la mano? No, era demasiado grande y resistente como para que aquella simple patadita le hubiese hecho algo más que quitarle el arma, ¿quizás era eso? ¿Se había molestado por haber hecho que cayese al suelo su espada gigante? Posibilidades que no venían al tema. El pelirrojo recogió su arma con la mano izquierda y comenzó a arremeter una vez más contra el Zarathos. “No me deja un momento de descanso.” Pensaba John, preparado para esquivar lo que viniese y preocupado por si podría hacerlo con efectividad...

-¡AUFROLLEN!-

¿Qué? ¿Qué hacía? Blaze tuvo el tiempo justo de agacharse para no ser degollado por las espadas del contrario, acto seguido llegaron más ataques del mismo estilo que John difícilmente pudo esquivar, llegó a salvarse milagrosamente de unos 2 o 3 (aunque no evitó que esos mismos ataques rasgaran un poco de su chaqueta de cuero, lo que permitía ver como las llamas trataban de escapar del traje del Zarathos, leves llamas que salían y cesaban de escapar de su cuerpo sin control alguno), sin embargo sumido en todo ese caos el cazador sabía que no podía permanecer ahí mucho tiempo, por lo que aprovechó el primer hueco libre que encontró para saltar rodando por el suelo y así salvarse de la arremetida del contrario. Rápidamente John se puso en pie, y se giró esperando un nuevo ataque del pelirrojo. Por su parte el luchador notaba en su cuerpo el agotamiento que el combate suponía para él, siendo que cada vez le era más difícil escapar del rival, y ya no hablemos de atacar, en aquél momento debido al esfuerzo físico al que se había visto sometido para no salir mal herido de todo aquello la opción de atacar al contrario era totalmente inviable, todavía tenía fuerzas para continuar con su duelo un rato más, pero tras lo visto su intención no era la de ir por ahí gastando preciada energía como si nada. Quizás en otra ocasión, por ahora prefería seguir vivo.

_________________
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
1/200  (1/200)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Emme el Jue Sep 03, 2015 3:56 pm

La mirada de Emme estaba fija totalmente en el hombre cuya chaqueta de cuero estaba liberando llamas sin control. Las llamas golpearon a Emme, y pudo darse cuenta de que esas llamas no le dañaban para nada, es más, le estaban dando un placentero calor. Estaban el uno frente al otro, mirándose, uno esperaba que el otro atacara, pero, no iba a ser así, el combate había dado término y era el momento de descansar y conversar con el rival. Una buena rivalidad significaba también conversar con el otro. De esta forma, Emme se sentó en el suelo, soltando la espada y observando al cazador que tenía enfrente -Acércate, maldita sea, no voy a comerte- el cuchillo fue guardado en la guarda navajas que tenía colgado del cinto y esperó con ansias que su rival se sentara junto a él. De una bolsa que llevaba todo el rato colgando del cinto, a la espalda, sacó un par de vasos y los llenó con Sake -Bebe, y brindemos por un buen espectáculo- Pero... ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Vamos a ver que había ocurrido antes.

Emme estaba realmente furioso. Sus ojos emanaban fuego, terrible fuego que quemaba a cualquiera. El muchacho de cabeza en llamas había desarmado al Sachakano, si, solo durante unos segundos, pero, al fin y al cabo lo había hecho. Su mirada se centraba solo en aquel ser de extraña apariencia y entonces se decidió a correr. Al grito de "Envolver" en la lengua Sachakana [osease, en Alemán], comenzó a girar como un demonio de tasmania capaz de destrozar todo aquello que se encontrara por su lado. Estaba claro que mantenerse sin moverse sería una maldita locura, un corte de aquel espadón y quedarías totalmente cortado en rebanadas, y si además hablábamos también acerca del pequeño cuchillo de enorme afinidad [osea, que esta muy afilado], pues no quedaba mucho más que decir. Emme iba con mucha ira, pero, entonces pudo ver como aquel esqueleto comenzaba a agacharse y esquivó parte de los cortes, pudiendo librarse de la gran mayoría del daño. Su chaqueta se rompió en algunas partes, liberando llamas sin control.

El pelirrojo estaba sentado y bastante alegre. Tenía en su rostro una gran sonrisa y estaba demostrando que sabía cuando dejar de pelear -Estamos cansados, vamos, siéntate, enserio- dijo ofreciéndole el Sake -Jamás he probado esta bebida, pero dicen que está deliciosa.. ¿sabes si es cierto?- el pelirrojo le mostraba sinceridad. Había sido una de las pocas personas que lo habían desarmado y se merecía un verdadero trago -Salud. Ahora somos rivales.. espero no cabrearte más que hoy nunca- decía mientras levantaba su vaso de Sake y esperaba el choque del vaso del otro tipo a modo de aceptación.
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Ghost Leather el Jue Sep 03, 2015 5:00 pm

Desde una distancia no muy extensa, pero sí prudente, John observaba al hombre que por segunda vez consecutiva había tenido la oportunidad de acabar con su vida. El cazador se mantenía precavido, esperando el siguiente movimiento del rival que esperaba no fuese tan difícil de esquivar como aquél último ataque, donde más que un guerrero parecía una peonza... Lo peor es que funcionaba.

Para su sorpresa lo que sucedió fue todo lo contrario a lo que un hombre de su clase hubiera podido esperar. Su rival, el gran hombre pelirrojo que hacía escasos segundos se encontraba frente a él con dos armas y el objetivo de rebanarlo en dos, ahora se encontraba sentado en el suelo sin armas a la vista (pues había dejado caer su gran espada y guardado su navaja) e invitaba a John a acercarse. ¿Acaso se trataba de un truco? Si quizás había visto que con esos pesos le era más difícil moverse, podría utilizarlo para sorprenderle.... Sin embargo insistía en que se sentara junto a él de una forma que un tanto amistosa. El cazador Blaze quedó observando al pelirrojo durante unos segundos, muy dubitativo sobre si debía aceptar la ofrenda, su instinto le decía que no debía hacerlo, mas su agotado cuerpo le pedía a gritos un descanso, y no se presentarían más como ese. ¿Acaso al contrario no le preocupaba si John ahora se acercaba “de manera amistosa” y en el último momento decidía atacarle por sorpresa? Si le preocupaba, lo disimulaba muy bien, cualquier persona cuerda aprovecharía para atacar o para marcharse si sabe que no podrá con el contrario, solamente un loco se acercaría a su enemigo a beber, y menos algo que se acaba de sacar de dios sabe dónde, sólo un loco.... Sólo John Blaze.

-Está bien.-

Fue lo único que acertó a decir el cazador. Le desconcertaba enormemente aquella gran sonrisa que el contrario mantenía en su rostro, y esa actitud suya tan... ¿Cuál sería la palabra? ¿Honorable? Un concepto casi desconocido para el Zarathos, el mundo le había demostrado no tener de eso a lo que llaman honor y no veía por qué él debía tenerlo ahora, sin embargo allí estaba, ofreciendo su asiento y su bebida, una bebida que aparte, decía desconocer su sabor. Mientras tanto el cuerpo de Blaze continuaba desprendiendo llamas por los cortes de su chaqueta, totalmente inofensivas para el resto de personas u objetos ya fuesen animados o no, ya que éste tipo de llamas era muy extraño, el Zarathos sólo lo había visto en los de su raza, aunque conocía la existencia de cosas parecidas.

John se sentó junto a él, preocupado todavía por si se trataba de una trampa, pero algo en su interior hizo que no se pudiese negar.

-Alguna vez creo haberlo bebido, pero no sabría decirte.-

¿Rivales? Una sensación corrió por todo su cuerpo como un gran impulso eléctrico. El cazador ya disponía de su vaso en mano, si tuviese ojos o músculos de cualquier clase en la cara el contrario podría haber observado su expresión, pero a los Zarathos lo único que puedes ver en sus cuencas oculares son sus llamas, algo que produce temor en la inmensa mayoría de las personas, por supuesto el pelirrojo había demostrado que algo como eso no le producía miedo en absoluto. Finalmente el Zarathos levantó también su vaso, dispuesto a chocarlo con el del contrario, no sin antes decir unas palabras.

-Si de ahora en adelante seremos rivales, deberías mostrarme cuál es tu nombre.-

_________________
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
1/200  (1/200)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Emme el Sáb Sep 05, 2015 11:10 am

Si. Aquella criatura de extraño aspecto, más bastante interesante, se sentó junto al pelirrojo. Emme no iba a atacar. A pesar de ser un maldito asesino y un loco en extremos, siempre sabía cuando había que renunciar a la batalla con tal de evitar daños peores, no solo para él mismo, si no para guerreros que le gustan. Este tipo le llamaba la atención, y esperaba que en algún momento de esta rivalidad que había nacido entre ambos, pudiera nacer un poco de amistad. Al fin y al cabo, ambos eran diferentes de la raza humana -uno más que otro-, y ambos habían sido tratados de monstruos en algún momento. Claramente una agradable rivalidad sería lo necesario para divertir a ambos en su viaje por la Gran Línea cuando pudieran alcanzarla. Una sonrisa bastante agradable se dibujó en el rostro de Emme. La verdad, el calor que aquella persona le proporcionaba le hacía sentir a gusto, y entonces, le propuso algo que estaba claro que iba a rechazar, pero, no se perdía nada por preguntar -Perdona mi indisciplina, pero, ¿Te gustaría que viajásemos juntos?- estaba claro que la respuesta sería no. Emme no iba a abandonar su libertad de pirata y aquel hombre, bueno, Emme no sabía a que se dedicaba -Antes de nada... ¿A qué te dedicas? ¿Eres un pirata, un marine... un agente del gobierno?- el pelirrojo se sobresaltaría si conociera la verdadera respuesta. Veríamos la reacción.

El hombre de extraña apariencia dudó sobre la distancia a la que sentarse, pero, al final lo hizo y agarró el vaso de Sake. Aún debían brindar por su nueva rivalidad, pero una pregunta de labios -si, claro, labios- del Zarathos hizo que Emme alzara su vista hasta él -Mi nombre... bueno, muchos me llaman de muchas maneras, pero tú puedes llamarme Emme- el pelirrojo asintió al mostrarle ese "nombre" que portaba sobre él. Lo que ni siquiera sabrían todos los presentes es que Emme no era más que un sobrenombre, algo para ocultar el verdadero. Había escuchado que por estas zonas y por la Grand Line habían gente que mataban o esclavizaban a los suyos, por ende, era mejor ocultarse. Emme lanzó el vaso con la intención de chocarlo en modo de brindis y acto seguido dio un sorbo rápido al Sake -Está delicioso- dijo rápidamente el semi gigante -En mis tierras, esta bebida no existe. Me han comentado que quienes brinda con Sake se convierten en hermanos.. ¿es eso cierto?- decía el caballero de pelos rojizos -Pienso que esas tradiciones son estupideces- y comenzó a reírse como si entre ellos no hubiera pasado nunca nada.

Acto seguido, observó al tipo en llamas y le hizo una pregunta seria -¿Dé donde vienes y cuál es tu especie?- lo miró de arriba abajo -Cuando te vi pensé que eras un suicida de esos.. si, de los que se prenden porque les quitan la casa, de esos- hizo una comparación bastante estúpida, pero algo acertada, pues poca gente pensaba que se fueran a encontrar con un esqueleto en llamas vestido como un hombre. Era todo extraño, pero bueno. Ya quedaba poco para que aquellos dos se separaran, pero, si se estaba montando lo que se estaba montando en Wysteria, era posible que se encontraran más adelante.
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Ghost Leather el Lun Sep 07, 2015 12:57 am

Parecía que la batalla había terminado ahí, y que ninguno de los dos tenía la intención de continuar con su pelea, algo que John agradecía pues estaba bastante cansado. Tras haber realizado la pregunta al contrario sobre cuál era su nombre, el cazador Blaze se deshizo de los pesos que llevaba tanto en piernas como en cintura, pues ya no eran necesarios y tendría que devolverlos más adelante al hombre que se los había prestado... Aunque no sabía quién era.

“¿Te gustaría que viajásemos juntos?” Esa pregunta sobresaltó al Zarathos, no de mala manera, pero sí era algo que no esperaba. Un pirata le pedía a un cazador que se uniese a él, después de que hubiesen estado peleando. Aunque el pelirrojo pareció no haber oído cuando John le mencionó en mitad del combate qué era, en fin, no era un problema repetirlo.

-Soy un Cazador de recompensas. No te alarmes, no estoy en éste oficio por vocación de detener la piratería, al contrario, sois mi fuente de ingresos. Pero siento mucho decirte que no podremos viajar juntos.-

Le explicaba Blaze a su nuevo rival acérrimo. Además John ya pertenecía a un grupo de cazadores, los cuales no estaba seguro de si aceptarían una unión de esas magnitudes.

-Sin embargo, no dudo en que volveremos a encontrarnos en un futuro, quizás no demasiado lejano.-
Le aseguraba. Poco después pudo escuchar la respuesta el muchacho, su nombre era Emme, quizás fuese un nombre al estilo de su raza o quizás tan sólo un sobrenombre. En cualquiera de los casos ahora se encontraban allí sentados brindando con Sake, a lo que su rival le lanzó una nueva pregunta relacionada con alguna especie de ritual humano al rededor de aquella bebida alcohólica.

-No tengo ni idea. Los humanos tienen tradiciones para casi todo.-

Comenzó a reír junto al pelirrojo, para ser después objetivo de otra pregunta, a lo que le continuaron risas ante la descripción de la apariencia del Zarathos por parte del pelirrojo.

-¿Mi raza?-

Respondía en voz alta, a modo de introducción.

-Mi raza es la de los Zarathos, desciende de los Skypiean, y poco se sabe de ella gracias a que exterminada por aquellos a los que un día veíamos como hermanos.-

La voz de ultratumba de John se agravaba con cada palabra que salía del interior de su cuerpo.

-Nos masacraron... ¿Sabes? No, seguramente no lo sepas, ellos se encargaron de que sea así. No es una buena publicidad para el lugar. Yo soy el último, al menos que yo sepa.-

Decía ésta vez apesadumbrado a causa de los recuerdos del ataque a su isla, la cuál fue incluso destruida en el acto. Sin embargo en el mundo no sirven los sentimentalismos, mostrar sentimientos a menudo para la gente es síntoma de debilidad, es por ello que el cazador se recompuso tan rápido como terminó su explicación, y ahora era él el que se interesaba por la raza de contrario.

-¿Y tú de dónde provienes? ¿Cómo es tu raza?-

_________________
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
1/200  (1/200)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Emme el Mar Sep 08, 2015 11:49 am

La conversación se estaba tornando interesante, sobretodo cuando el hombre en llamas afirmó que era un cazador de recompensas, pero que no se dedicaba precisamente a cazar a piratas. El pelirrojo sonrió, puesto que estaba buscando a gente de esa calaña, capaz de enfrentarse al Gobierno por un poco de dinero. Dudaba que fuera el tipo de personas que se dedicaban a masacrar a todos por atraer a una presa, pero, si decidía enfrentar al Gobierno, este tipo era su amigo. Durante unos segundos estuvo pensado como responder ante la afirmación que aquel hombre le había dado, la verdad es que no sabía como responder, pero, rápidamente encontró una respuesta, que era posible que no acatara ahora, pero, a futuro le podría salir rentable -Tendré en cuenta esto amigo, quizás, en algún momento, podamos negociar acerca de sobre quien cazar- el pelirrojo estaba verdaderamente emocionado con haber encontrado un cazador ilegal en esta agua, no se mostraba su entusiasmo a simple vista, pero, su mente si lo estaba. En esos momentos, el pelirrojo ya estaba maquinando grandes planes y estaba decidido a convertirse en alguien con mucho dinero por el simple hecho de poder pagar a gente como este tipo para así eliminar a aquellos enemigos que por el problema de no ser omnipresente no podría derrotar.

El hombre hablaba acerca del futuro, de que volverían a encontrarse, y eso estaba claro que ocurriría, pues Emme estaría encantado de volver a cruzar espadas con un tipo como este. Pero el próximo sería un combate normal y justo, sin complicaciones. Deberían marcarse y luchar por un justo derecho, saber quien de los dos era más poderoso. Veía en las cuencas vacías de aquel ser unas llamas, no eran las del fuego que poseía a su alrededor de por sí, si no las llamas del poder y la supervivencia. Este ser estaba hecho para convertirse en alguien importante. A continuación escuchó acerca de que los humanos tienen tradiciones para todo -Por fortuna también tienen bellas mujeres- decía el pelirrojo mientras reía bastante alto por el hecho de que era una broma bastante jugosa. Acto seguido, el esqueleto contestó a la pregunta de su raza. Hablaba acerca de los Zarathos, una raza descendiente de los Skypieans -como serían los Birkans o los Shandorians-, con la diferencia de que los Skypieans eliminaron completamente a los Zarathos. Era una historia bastante extravagante, pero Emme se sentía identificado con él -No sé que es que maten a toda una raza, pero si sé que es perder a seres queridos... Lo siento mucho- el rostro de Emme descendió ligeramente para después alzarlo de nuevo -Algún día pagarán esa osadía, confía en mi- ¿estaba planeando algo el hombre de cabellos rojos?

Una última pregunta llegó hasta los oídos de Emme. Le preguntaba acerca de su raza, que como eran. Claramente, Emme se dignó a responder como si fuera el embajador de su raza, incluso a pesar de que ya no fuera bienvenido en Sachaka -Provengo de Isla Wafoo, en el New World. Esa isla es enorme, por no decir gigante, y se divide en tres países distintos, que cubren una gran parte de la isla, si no contamos los Desiertos de Ceniza, las Entrañas de la Tierra y las zonas centrales donde se encuentran las Montañas Imperiales, cercadas por el Monte Rachiro y el Monter Virydia- calló un segundo para que su compañero pudiera analizar la información -Los tres países son: Kyralia, hogar de los más grandes inventores y científicos del país y con los que estamos en eterna disputa, Elyne, hogar de los comerciantes y Sachaka, mi hogar... o... anterior hogar- Emme bajó un segundo la mirada -En Sachaka somos mayormente altos, medimos entre dos y cinco metros, por lo que la mayoría somos Semi Gigantes, yo soy de los bajitos, mi padre era chico y salí a él- de nuevo volvió a callar -Nos regimos por dos tipos de clases de personas, los Ashakis, que son los Sachakanos libres y con propiedades, y los esclavos... que bueno, se sabe perfectamente lo que son- de nuevo hizo una pausa -Dentro de los Ashakis, existen dos tipos: Los ashakis sin más y los... - parecía que le costara hablar de ellos -... Los ichanis, que son Sachakanos libres pero exiliados por faltar a las leyes o incluso amenazar contra la vida de cualquier Ashaki o de sus esclavos. Pues, aunque no lo creas, los Sachakanos no tratamos mal a nuestros esclavos, simplemente se sienten mejor cuando les azotan.. es extraño, pero son así- se rascó la nuca -Estamos dirigidos por un rey, que vive en el centro de Arvice, la capital de Sachaka, en el castilo de Homemade y bueno, es un rey justo pero poco tolerante. No soporta a los donceles, al igual que la mayoría de Sachakanos entre los que me incluyo, pero... bueno, suelo soportarlos a menos que se dediquen a darse amores delante de mis ojos- a continuación comenzó a hablar acerca de las características físicas sachakanas -Si se nos mirara a simple vista, seríamos igual que los humanos, pero, nuestros órganos son ligeramente más grandes que los de los humanos -incluso en proporción Sachakan- para adaptarse mejor a nuestro tamaño, también somos morenos y nuestros ojos suelen tener colores extraños o incluso estigmas en los ojos -como serían diferentes formas en la pupila-, también solemos tener algún colmillito, pero poco más- terminó. La verdad es que la conversación estaba siendo verdaderamente interesante -Y hasta ahí todo, ten, quédate el resto del Sake- Emme se levantó como si nada, cogió su espada y la guardó en la funda que portaba a la espalda -He de marcharme, uno de mis pipiolos se perdió en Wysteria y debo encontrarlo... nos veremos más adelante Ghost... y para entonces seguro que los Skypieans habrán pagado lo que le hicieron a los tuyos- una sonrisa se marcó en el rostro de Emme y cuando se marchó, su rostro volvió a ponerse serio, como el de un monstruo. Sus planes comenzaban ahora y los piratas estaban llegando.

Off:
Salgo del tema. Un placer rolear contigo, me encanta
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Ghost Leather el Mar Sep 08, 2015 9:04 pm

La conversación con el pelirrojo estaba resultando ser de lo más interesante y fructífera. Toda la situación en general se le hacía todavía un tanto extraña... ¿A quién no? Habían pasado de combatir a compartir sake, pero la verdad es que el rival lo merecía. No pareció molestarse al conocer la profesión del Zarathos, incluso le pareció que podría sacar beneficio de ello más adelante.

-¿Dejarme contratar por mi rival para que me pague a cambio de arriesgar mi vida por eliminar a sus enemigos?-

Hacía una pausa dramática.

-Me parece perfecto, cuenta con ello.-

Comenzaba a reír de manera muy profunda. Tras haber estado escuchando a John hablar sobre su raza, Emme aseguró que los Skypiean obtendrías su merecido, “ojalá tengas razón” pensaba el cazador en su interior, sin ver la necesidad de exteriorizarlo. Poco después Emme respondió la pregunta de John y comenzó a hablar de su raza, una raza que parecía tener mucho más tiempo de existencia que la de los Zarathos. El cazador escuchó con atención plena la historia de su nuevo rival, observando cómo a menudo se le dificultaba hablar sobre el tema, lo que podría indicar que sus relaciones con su raza o su isla se habían visto dificultadas, pero claro, no conocía nada de ellos. De todas formas a John le parecía una raza cuanto menos interesante, capaz de producir guerreros tan singulares como aquél.

-Parece una raza muy interesante, no sabía nada de ellos hasta que nos hemos encontrado hoy aquí.-

Entonces el contrario le cedió el resto del sake al Zarathos, cosa que.... No mintamos, agradeció enormemente tener más para beber. Pero bueno, Emme tuvo que irse por no sé qué de unos pipiolos.

-Espero que así sea....-

(Refiriéndose a lo mencioando sobre los Skypiean.)

-Espero que nos volvamos a encontrar muchas veces.-

Sin nada más que decir cogió él también y se marchó por su lado, sacando su armónica del bolsillo y comenzando a tocar para pasar el rato.

_________________
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
1/200  (1/200)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El trabajo bien hecho es el que haces tu mismo [Ghost - Presente]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.