¡Bienvenidos a Hysteria; One Piece. El mejor foro de rol en el que podrás forjar tu propia leyenda en los 7 mares del universo creado por Eiichiro Oda. Elige tu camino, en el que podrás ser parte del mundo pirata, convertirte en un héroe de la Marina, cambiar el mundo con la revolución, alistarte en las filas del Gobierno o escoger una vida de cazador en la que podrás hacer todo lo que quieras. La libertad está solo a un paso y tu puedes escoger el modo de conseguirla. ¿Como serás en Hysteria; One Piece?
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Mar Sep 01, 2015 11:56 pm.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» PokemonPets online invitacion
Mar Nov 03, 2015 2:58 pm por mariongox123

» Sakura Feudal [Aviso]
Mar Oct 27, 2015 3:17 am por Invitado

» ▬ KI NO JIKAN [BORRADO DE BOTON -REAPERTURA ELITE]
Mar Oct 20, 2015 3:06 pm por Invitado

» ESTO HA MUERTO?
Mar Oct 20, 2015 2:21 am por Yuuko Rox. Hadward

» Rox. Hadward [ID]
Lun Oct 19, 2015 5:02 am por Yuuko Rox. Hadward

» [Trama - Banderas Negras en Wysteria] Emme [D] Vs. NPC Teniente Howard [C]
Lun Oct 05, 2015 6:16 pm por Narrador

» [Trama - Banderas Negras en Wysteria] Starbak Rivier [E] Vs. NPC Jalussin Baku [D]
Dom Oct 04, 2015 9:49 am por Narrador

» [Trama - Banderas Negras en Wysteria] Ghost Leather [D] Vs Rastall D. Raider [D]
Sáb Oct 03, 2015 9:55 pm por Ghost Leather

» [Mini-Trama] Dirty work
Sáb Oct 03, 2015 6:07 pm por Narrador


Afiliados Hermanos

Afiliados Elite



Este skin fue realizado en conjunto por Stroke Sigma y Miss Pond para SERENDIPITY. La ambientación, guías, y demás información del foro es propiedad de la administración. Las fichas creadas por los usuarios pertenecen tan sólo a sus creadores. No plagies, es de mal gusto. Si necesitas cualquier código ponte en contacto con la administración o con los creadores del propio CSS. Agradecimientos a Astur por las imágenes. Unas impresionantes creaciones que merecen un verdadero premio.

Hisagi Weiss [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hisagi Weiss [ID]

Mensaje por Hisagi el Vie Ago 28, 2015 1:38 pm

Hisagi Weiss
Hisagi
19 años
Espadachín
Médico
Loguetown
Natsu Dragneel - Fairy Tail

Hisagi era un chico de buena familia, tenía la suerte de vivir con una de las más conocidas familias de LogueTown, los Weiss. Su padre era uno de los más reconocidos médicos de la isla, y realmente se lo merecía, era un buen hombre, y se había ganado el respeto del pueblo, al igual que su madre, era otra gran médica, que por su familia, se quedo a sombra, y simplemente cuidaba de su casa y de su marido. El padre de Hisagi, Rocco, hizo que el joven estudiase para ser médico, aunque no era del todo lo que es quería, termino cogiéndole gustillo a estudiar aquello. Aun así, el entrenaba en secreto kendo, era la mayor de aficiones, pero un día su padre le descubrió practicándolo, y por haber desobedecido sus ordenes, hizo que peleasen, los katanas de verdad. El joven hizo todo lo que pudo, pero la gran habilidad de su padre, hizo que se arrodillase delante de él. Su padre alzo su katana y cuando fue a encestar le el último golpe, un cuchillo atravesó su corazón, y solo dejo una gran cicatriz en la cara del joven. Corrí del lugar si saber quien fue su salvador, desde entonces, vive en la calle, con ansias de seguir entrenándose, en lo que un día, le salvo la vida.

Solía deambular por la zona del puerto, ya había perdido prácticamente todo su cariño hacia su familia en general. Por aquel lugar había encontrado un sitio donde podría pasar las noches, más o menos en una temperatura adecuada. El joven había perdido todo lo que tenia, ahora solamente le quedaba la espada que se había llevado. Hisagi comenzó a entrarse de nuevo, sabía que ahora la única forma que tendría para ganarse la vida seria utilizando esa espada. El respeto que sus amigos tenían hacia él, se había perdido por completo, solamente le quedaba vivir por el mismo. Usando su ingenio y habilidad con las armas blancas, el chico consiguió ahorrar el suficiente dinero para comprarse un par de katanas más.

Su estilo de vida había cambiado desde que obtuvo sus otras dos katanas, su inteligencia había estado madurando de una forma muy veloz. Empezó a desarrollar planes para hacer nuevos atracos a bancos. En su isla natal, Loguetown, había un pequeño banco. Rondaba diariamente los alrededores del lugar, mirando las rondas de vigilancia que se tomaban en ese mismo lugar. Entro en varias ocasiones para hacer falsas transiciones de pequeñas cantidades. Todo esto le hizo obtener la suficiente información para formar atraco de una forma muy organizada. Sabía perfectamente en el momento en las que las guardias se entrelazaban para cambiar de lugar, en esos momentos debía de hacerlo. Y así fue, todo se desarrollo tal y como lo esperaba, sin altercado alguno. Saco grandes cantidades de dinero del banco, volvió a su anterior forma de vida, aun así, tenía pensado el comprar lo que hace mucho fue su casa, pero el propio alcalde, no quería hacerlo. El, aun sabiendo que era dinero negro, y que sería realmente arriesgado usarlo en la misma isla en la que lo robo, el joven, seguía en aquel lugar sin temor alguno.

Aun mantenía todo su equipamiento, aun pudiendo comprar y mejorarlo de una forma totalmente radical, el joven ya se había adiestrado completamente a cada una de sus katanas, por lo que desprenderse de ellas se le sería difícil. Le habían dado muy buen resultado, y para nada se arrepentía de haber hecho un gran sacrifico en su día.
Empezaba a manejar grandes cantidades de dinero, aun así, el seguía deambulando como si de un vagabundo se tratase. Se estaba haciendo conocer en toda la isla, ya había acabado con la vida de varias personas, que de una forma u otra, le habían molestado, o se habían metido en cosas que no debían. Sufrió varias traiciones, pero ninguno de sus traidores salieron ilesos, todos murieron. Ahora empezaba a buscar personas de más confianzas, con las que pudiese repartirse los botines, y seguir recopilando tesoros mayores. Pensaba en alzarse al mismo mar, pero algo le hacía mantenerse en aquella isla, necesitaba hacer algo, y no sabía bien el que.

No podía descuidar en nada sus prácticas como médico, era algo que realmente le había marcado la vida, y por lo que le había pasado, no podía dejar que años de esfuerzo se desvaneciesen sin más, además, había invertido grandes sumas de dinero en mejorar su equipamiento médico, por si en algún momento necesitase su propia ayuda. Sus aficiones empezaban a incrementarse, sabía que en algún momento debía partir de allí, y salir del nido. Por ello, el joven había empezado a ver, y observar, prácticamente estudiar, los mapas marítimos cercanos a la isla, quería tener todo dominado para cuando tuviese que partir. Aunque de pequeño no había tenido interés alguno por la cartografía en general, su interés se veía aumentado cuando veía claras formas de ganar mucho más dinero fuera de LogueTown.

Ya había acabado con todos sus ahorros, tras acabar de examinar con todos los detalles el mapa marítimo de Loguetown, empezó a observar claramente los de las demás islas. Se le ocurrió comenzar a hacer atracos más grandes, para conseguir comprar algún barco, que le ayudase a moverse a otro lugar, donde la economía estuviese algo más abierta. Uno de sus contactos más fieles, le había conseguido una información que realmente le venía muy bien. Un cargamento de la marina, que habían requisado a una conocida banda de piratas, iba a llegar a la isla, tenía pensado asaltar el carro donde llevasen todo el dinero, y llevarse todo lo que tenia dentro. El chico tenía un diario, donde apuntaba prácticamente todo lo que le ocurría, no tenía nada más, y allí fue donde mantuvo toda lo que le paso aquel día.

 
Día del Atraco:
 
La soledad había inundado por completo mi vida, ya no tenía familia, ni amigos, nadie quien me hiciese compañía, todo mi pasado ya no era más que una mentira. Caminando por la calle con las manos en mis bolsillos, llamando la atención de todos los habitantes de la isla, sabía que no era del  todo correcto que fuese con esas pintas por en medio de la calle, aun así, no tenía nada mas, así que no podía poner remedio a aquello. Sabía lo que hacía, y le daba completamente igual lo que los demás opinasen de él. Con la cabeza agachada, solamente murmullos llegaban a mis oídos, información que de poco me serbia, el único ruido que me gustaba, el movimiento forzado de las espadas que llevaba encima, gire en un callejón para entrar en una zona más conflictiva, pero con mucha menos gente. Sabía que muchos en este lugar tenían ganas de matarlo, aun así, el seguía ignorando lo que hasta ahora había mantenido intacta, su propia vida. Una sonrisa se dibujo en su rostro al escuchar que una voz conocida lo llamaba con desesperación. Giro la cabeza con suavidad y vio un grupo de desarmados a pocos metros del. Uno de los que estaban más por detrás desenfundo su espada, y poco después todos le siguieron. El joven simplemente se giro para estar justamente enfrente de ellos, le gustaban los retos, pero no era para nada tonto. No tenía disposición alguna de manchar el filo de sus espadas con la sangre de un par de idiotas. Suspiro con suavidad y levanto la mirada para dirigirla directamente a los ojos de uno de ellos, el cual comenzaba a sentir algo de miedo, lo sabía porque su pulso estaba muy ajetreado, sentía que eran asesinos a sueldo, no eran profesionales, así que tenía claro que no iba a costarle demasiado deshacerse de ellos.
 
El que parecía el jefe de todos se lanzo con fuerza hacia él, con un simple giro de 180º esquivo sencillamente el ataque, los otros dos aprovechando que parecía que había perdido el equilibrio se tiraron con sus espadas encima del joven, pero con un agudo movimiento se coló entre ambos intercambiando posiciones. Esta vez de espalda a ellos, miro de reojo como de nuevo intentaban encestarle un golpe bajo, pero levanto su pierna formando un ángulo de 90º hacia detrás, golpeando justamente en las partes bajas del sujeto, se retorció sobre si mismo pegando con su otra pierna en la cara del desconocido. No se había ajetreado siquiera su respiración, dispuesto a seguir peleando contra los asesinos, pero por el simple miedo que tenían, salieron corriendo del lugar. Todo aquello sin haber sacado las manos de sus bolsillos, la sonrisa volvió a borrarse de su rostro y continuo su camino como si nada hubiese pasado. Volvió a la calle principal para esta vez entrar en una posada, donde había quedado con uno de sus pocos contactos en la isla, tenía información, y el chico quería ganarse la vida, y esta era la única forma que tenia. Entro con discreción en la taberna, donde solo se podía respirar humo, algo que odiaba a más no poder, con rapidez subió unas escaleras localizadas al final del local, sin dirigir la palabra a nadie, todos los que estaban allí sabían a lo que iba, y no tenían la necesidad de preguntar. Hisagi subió un par de pisos, hasta llegar a la última habitación de uno de ellos, toco la puerta con suavidad, y con delicadeza le abrieron la puerta. El chico entro dentro y se sentó en una silla, en la sala no había nadie, solo un papel sobre la cama.
 
Este contacto nunca había sido del agrado del agraciado pirata, no sabía su identidad, ni nada sobre él, pero aun así, le daba lo que necesitaba y cuando lo necesitaba, así que no que no quería saber nada más sobre él, no era de su interés. Recogió el papel, y salió de la habitación tan tranquilamente, abandono rápidamente. Nada más salir comenzó a andar en medio de toda la multitud, estaba seguro de que hay nadie se percataría de su presencia allí. Comenzó a leer el informe que acababa de recoger en la habitación de la posada, con detenimiento leyó toda la información que traía el papel, y lo rompió en mis pedazos para luego ir tirándolos poco a poco, para que nadie más consiguiese esa información. En ese papel, decían que un navío de la marina llegaría dentro de unos días con una gran cantidad de tesoros que habían requisado a varias bandas piratas, sería muy interesante ver un poco que habían conseguido esa panda. Se dirigió a el puerto, allí era donde tenía un lugar para guardar sus propiedades, tenía que pensar cómo iba a hacer todo aquello, tenía que ser un plan perfecto, sino quería que se lo llevasen arrestado por intento de robo, y más a la propia marina.
 
El joven ya tenía todo pensado, como lo iba a hacer, así que espero haciendo lo que hacia todos los días, para ver cuando llegaba el día en el que llegase ese barco de la marina. Y tras unos días de espera, el barco había llegado a puerto, el joven ya estaba preparado sobre una de las ramas del árbol por donde, dentro de pocos minutos, pasarían por debajo el carro con el tesoro. Escucho el ruido de como ya venía el carro, miro, y cuando estaban pasando justamente por debajo de el salto, nadie se dio cuenta de que había caído, abrió la trampilla del carro, y al entrar, vio como dentro había dos marines con sus espadas listas para pelear, ambos se alzaron contra él, pero con unos movimiento rápidos, le quito la espada a uno y hizo que el otro matase a su propio compañero. El carro se paro, y la puerta principal de abrió, detrás del otro marine, Hisagi con un movimiento rápido, agarro al marine y coloco su espada al cuello del hombre, lo había cogido de rehén, pero eso no era lo que le preocupaba, sino, quien había fuera del propio carro.
 
 
 
Una aguda voz le ordeno que saliese, y eso hizo, pero con cuidado. Al salir, una mujer estaba armada con lo que parecía una patrulla de la marina al completo, parecía una teniente, así que, no sabía donde se había metido. Suspiro por los nervios de la situación en la que se encontraba, no sabía qué hacer, la había cagado, y lo sabía perfectamente. Pego una patada al rehén que había tomado, tirándolo encima de la chica, pero con un fuerte movimiento, esquivo al hombre y cayó sobre los otros marines, el joven corrió y subió encima de una de las casas que está cerca de su posición, y comenzó a correr rápidamente saltando de tejado en tejado, miraba hacia detrás, pero no perdía a la chica. Salto a una zona un poco mas llana, pero lo hizo de mala manera, y al caer al suelo, se torció el tobillo, cayó al suelo dolorido, ¿este sería su final? Levanto la vista como pudo, la chica le apuntaba al cuello con una espada, suspiro con fuerza, y de una patada en la muñeca la desarmo. La marine retrocedió lentamente, y el chico se levanto como pudo, el la miraba con desconfianza, y ella con miedo en sus ojos, ahora estaba desarmada, pero él estaba malherido.
 
-Eres pesada, sino quieres que te mate ahora mismo, vete de aquí.- Dijo el joven con una voz grave, no pensaba matarla, o al menos no quería hacerlo, pero si no tenía más opción, debía hacerlo.
 
-No pienso irme, voy a detenerte, y vendrás conmigo, quieras o no.-La chica corrió hacia  Hisagi, el cual desenfundo su espada, y justamente la coloco debajo del cuello de la chica, la respiración de la misma comenzó a hacerse mas y mas brusca, tenía miedo, y es normal, el chico fundo su katana, y se dispuso a hablarle a la chica.
 
-Que sepas que ser marine no es tarea fácil, y si tienes miedo a la muerte, te digo que no vales para esto.-Dijo el chico con toda la sinceridad. El chico se dio la vuelta y comenzó a caminar lentamente en dirección a la calle principal, iba cojeando un poco, tenía que ir a un medico lo antes posible, no quería que se le pusiese aun peor el tobillo. Aun así, lo que más le había molestado de todo aquello había sido que su mayor distribuidor de información, le hubiese traicionado. Caminaba por la calle principal, levanto la vista para ver un cartel que indicaba lo que parecía una enfermería, lentamente camino hasta la puerta de ella, y la abrió lentamente, el lugar estaba completamente vacío, no se escuchaba nada dentro de aquel sitio, parecía que estaba vacío, pero el joven camino hasta la siguiente sala, donde había sentado en un silla de espaldas a mí, un hombre, sin decir palabra alguna, me acerque hasta unos metros detrás de él, dispuesto a preguntar si me podría ayudar a curarme el tobillo, yo no tenía mis utensilios encima, así que tenía que recurrir a otros médicos, y hacia mucho que no lo venía a otro médico.
 
-Buenas tardes, vengo buscando algún doctor, que me ayude, me he torcido el tobillo y no le veo muy buena pinta.-Tras decir aquello me senté sobre una de las camillas, el hombre, que parecía de una avanzada edad se levanto y rebusco entre unas cajas, saco un botiquín, y lo coloco al lado mía, saco un manojo de vendas, y me quito el zapato bruscamente, y comenzó a en envolverme el pie con las vendas, Sin decir nada más, me coloco el zapato y volvió a sentarse en el lugar que estaba antes tranquilamente. Yo, viendo que no me había pedido nada a cambio, abandone el local rápidamente y me reincorpore a la calle principal.
 
La calle estaba mucho mas vacía que antes, había marines buscándome, pasaron varias veces por al lado mía, y ni se dieron cuenta de mi presencia, parecía que los marines no me habían visto demasiado bien, y aquello era muy de mi agrado, ahora me sentía algo más seguro, aunque me estarían buscando durante un tiempo por la isla, así que no podre salir mucho de mi escondite, deberé andar con mucho cuidado por aquí, no es de mi deseo que me arresten. Camine hasta la taberna donde había recogido la información, al entrar, todo el mundo me miraba algo mas impactada, todos sabían que los marines me habían descubierto y que me estaban buscando. Entre a la habitación donde siempre recogía la información de mi contacto, al abrir la puerta, en la ventana había la sombra de un sujeto, corrí para verlo, pero al abrir la cortina, ya no había nadie detrás. Vio como la sombra que había visto, desaparecía, posiblemente seria su contacto. Hisagi tenía que encontrarlo, y matarlo, estaba completamente seguro que iba a hacerlo, salió de la habitación de un simple salto, cayó en medio de una gran multitud, simplemente agacho la cabeza, nadie se había dado cuenta de que un joven había ciado del mismo cielo, entre toda la gente que se había reunido allí, los marines estaban empezando a registrar todos y cada uno de los locales donde yo me podría encontrar. De reojo pude ver como la marine que me había estado ocasionando problemas anteriormente seguía buscándome, y dirigía una de las patrullas que me buscaban, parecía que la confianza en ella misma que tenia, al haberme seguido le había desaparecido por completo tras escuchar mis palabras. Todas y cada una de ellas eran la simple verdad, a la hora de luchar, el temor a la muerte no sirve para nada, y ella mismo lo demostró, ante el miedo de estar sola ante un criminal, le había ocasionado problemas, y seguramente por ello conseguí desarmarla sin mucha complicación.
 
 
Con las manos en los bolsillos y la cabeza agacha abandoné la calle principal cogiendo dirección al puerto, donde iba a esconderme durante unos días, no quería estar por ahí mientras decenas de marines me estaban buscando, era demasiado peligroso.
 
-FIN-
 
Después de aquella traición, el joven seguía buscando la identidad de su excontacto, el que le había proporcionado en varias ocasiones, la información suficiente para hacerse con bastante dinero.[/spoiler]


  • Sueños/Metas:
    -Ser el mejor espadachín del mundo.
    -Tener su propia Tripulación.
    -Conocer al asesino de su padre.
    -Recuperar la propiedad que en el pasado fue de su familia.
    -Darse a conocer en todos los mares.



Hisagi es un chico que no es bueno con las palabras, y muchas veces puede ser demasiado directo con las personas. Hisagi es en realidad una persona amable que sólo se entiende mal. Es una persona muy emocional, y en muchas ocasiones deja que sus emociones lo controlen. No le gusta llamar la atención, por lo que intenta no mostrar sus habilidades, no le gusta destacar en esas cosas. Es un chico muy mujeriego, y pocas veces había tenido problemas para comunicarse con las mujeres. No le gusta tener responsabilidades encima, y menos aun que dependan de él. Es muy fiel a sus compañeros, aunque ganarse su confianza es algo más complicado. Siempre se ha mostrado de una forma muy abierta hacia los demás, aunque pocas veces le ha funcionado. Siempre se tiende abierto, pero aun así, tiene mucho cuidado, y es muy exquisito con sus amistades, no se lleva bien con todo el mundo, necesita amistades que se parezcan a él. No le gusta verse rodeado de personas hostiles, o bien, que no provoquen confianza hacia su persona. En ciertas ocasiones se puede comportar de una forma muy dura con los demás, ya sea porque no ve, que se comportan como él creía que eran, hace que pierda la confianza en ella, además de, perder su respeto. Al ser una persona muy confidencial, no le gusta que se le traicione, a ser posible, acabara con la vida de su traidor. Hisagi es un joven muy sensible en algunos puntos, no le gusta hablar de su pasado mas integro, debido a los numerosos asesinatos que acontecieron en el. No es muy complicado ganarse su respeto, solamente con hacer alguna acción que el valore noble, hará que se gane su respeto. No es muy amigable, sabiendo que lo de hablar no es lo suyo.


  • Gustos:
    -Es un joven al cual le atraen de una forma muy egocéntrica las espadas, siente algo dentro cuando ve un Herrero bueno, y no le importa llevarse horas observando el filo de unas espadas, siempre y cuando sea de calidad, para esas cosas es como una mujer en las rebajas.

    -Desde pequeño fue educado para que de mayor fuese un gran medico como su padre, de ahí sale su gran afición hacia la medicina en general, aunque siempre había preferido todo lo referido a cirugía en general, era algo que dominaba, y que estaba muy orgulloso de haber conseguido dominar esa especialidad.

    -Además Hisagi siempre había tenido un gran encanto por las mujeres, aunque en pocas ocasiones conseguía lo que quería con ellas, ya sea por su físico, o personalidad, tenía un "don" por así llamarlo para ellas.

  • Disgustos:
    -Desde pequeño Hisagi había sido educado de una forma muy integra, se le había enseñado para que ser educado con todo tipo de personas, aunque fuesen el maldito culo del mundo.  Pero tras su huida de la casa familiar, Hisagi empezó a perder las cualidades que tantos años le había costado ganar, entre esas, fueron las de aguantar a ciertas persona, ahora no le gusta nada las personas que se comportan de una forma grosera, o pesadas con él.

    -No soporta el humo en general, ya sea evocado por un cigarro, o por una hoguera. Siempre había pensado que el humo era señal de fuego, y eso no era algo que le hiciese sentir a gusto.

    -El estar rodeado de personas que no conoce, o que podrían tener algún pensamiento hostil, son cosas que le hacen estar muy incomodo, y que ante todo intenta remediar de toda forma posible. Al haber sido traicionado en varias ocasiones, cada vez empieza a ser más costoso el ganarse su confianza. Odia rotundamente a los traidores o personas que se aprovechan de las desgracias de los demás, para su propio provecho.

    -No le hacen demasiada gracia los animales en general, sobre todo los insectos. Son cosas que para él son inútiles, no siente remordimiento por aplastar cualquier ser que no sea un humano. Jamás había tenido una mascota, y no piensa tenerla.

    -Algo que jamás entendía, fue su miedo irracional ante los relámpagos y rayos en general, hacia los destellos de luz. Dentro de su casa nunca había sufrido ningún impacto, y no recordaba haber visto nada que le hiciese sufrir de esa forma al escuchar, o oír caer alguna de esas cargas eléctricas.


  • Dotes:

    Hisagi es un chico que se maneja muy bien con las espadas, cuenta con una gran habilidad en todo su cuerpo, cuando mantiene una katana en sus manos, parece que su velocidad y agilidad se ven claramente aumentadas. Al vivir en una isla, y muy cerca del mar, el chico se había tenido que acostumbrar a hacer un poco la vida en el agua, de ahí su habilidad para nadar, lo hace de una forma muy veloz. Sabe escalar de una forma muy profesional, debido a que detrás de su casa donde creció, y vivió sus primeros años de vida, había grandes árboles, y solía explorar un poco todo lo que tenía por dentro, en sus hojas. De forma inconsciente, desarrollo una habilidad pasiva, para mantenerse mucho tiempo despierto, puede llevarse mucho tiempo sin dormir, que sus fuerzas se mantenían prácticamente iguales. Esto ocasionaba, que a la larga su cuerpo se viese afectado en otros aspectos, haciendo, que también pudiese vivir mucho más, sin comer ni beber. Tras escaparse había pasado mucha hambre, así que era normal que pudiese hacerlo. Aun no teniendo mucha fuerza física en general, el chico sabía defenderse en un combate sin armas blancas. El kendo, le había hecho desarrollar unos reflejos muy bien dotados, además de una agilidad sorprendente en su cadera, y el resto del cuerpo en general. Mueve rápidamente los brazos, ya que para hacer más daño con las katanas, debe aumentar siempre mas y mas, la velocidad de sus estacadas, esto también fomenta la velocidad a la que puede golpear o mover ambas manos.

  • Defectos:

    Al haberse centrado mucho en aumentar su habilidad con las espadas, y las armas blancas en general, había perdido toda su habilidad con las armas de fuego en general, es muy torpe con ellas, y su puntería con ella se a visto claramente reducida. También al depender siempre de sus espadas, sus músculos no están muy desarrollados para mover grandes pesos, eso le hace depender de otras formas para mover o desplazar algo de gran tamaño de sitio. Al haber estado viviendo con muchas atenciones en general, no sabe desarrollar su propia vida, ya sea en todos los aspectos cotidianos: hacer la cama, hacer la comida, lavar sus prendas… Además de que aunque aguanta muy fácilmente sin dormir, es muy dormilona, y aunque no tenga sueño alguno, con que cierre los ojos un buen rato dejando su mente en blanco, se duerme con nada, además de una forma muy profunda. Es una persona que no tiene muy buena memoria, cosa que le hace pasar factura, por ello tiene la manía de cada vez que finaliza un día, escribe todo en un diario, del cual va quemando las hojas poco a poco, esto hace que nadie sepa sus hechos. Con solo escribir su día, se le queda finalmente grabado. En ocasiones puede llegar a ser demasiado sincero con los demás, haciéndole poner en un gran aprieto. Aunque el siempre se comporta con los demás tal y como quiere que ellos lo hagan con él. Un defecto que posee, es el estilo tan directo de ataque que tiene, en muchas ocasiones puede llegar a ser muy repetitivo, y esto puede jugar muy en su contra, haciendo que el adversario coja rápidamente la forma de ataque que mantiene el joven, y lo use para su propio beneficio, haciendo que su victoria sea más fácil. Pero Hisagi es un joven muy imprevisor, y sabe cambiar su forma de atacar, y deja esta debilidad un poco al lado. Debido a los duros entrenamientos a los que se vio sometido cuando entrenaba kendo, se lesionó en repetidas ocasiones el tobillo izquierdo, hasta en tres ocasiones, lo cual hace que cualquier golpe en esa parte le duela mas de lo normal.


Hisagi es un chico de una altura normal, al igual que su peso, es cual no supera los 60kg. Su pelo es de color rosa, lo tiene más o menos largo y de forma algo puntiaguda, aun así, lo mantiene ordenado. Sus ojos de un color negro. Suele ir vestido con un chaleco completamente negro, aunque debajo de mismo porta una camisa de color blanco, por si tiene demasiado calor, tambien lleva una capa negra que le cubre toda la espalda, e incluso toca el suelo debido a su gran longitud. Encima de la misma, mantiene la funda de sus espadas, con ellas dentro. Lleva unos guantes en ambas manos los cuales solo le cubren hasta los dedos, aportándole un mayor confort. En su cachete izquierdo tiene una cicatriz provocada por la espada de su padre, en uno de sus entrenamientos. Además tiene un tatuaje en su espalda, donde lleva escrito el nombre de su madre. Suele llevar una ropa muy cómoda por si necesitase moverse rápidamente o esquivar cualquier cosa, es mi precavido con esos temas, desde aquel día en que casi pierda la vida en manos de su padre, se comporta de una forma muy tranquila, aunque siempre se mantiene alerta. Tiene un tatuaje que le llega desde la muñeca derecha hasta prácticamente el hombro de la misma mano. Tiene la forma del cuerpo de un Dragón de Jade. Hisagi tiene un estilo algo peculiar, cuando no va con su ropa de combate, suele tener ropa demasiado elegante, cosa que realmente provoca un gran contrasté. Es un joven con mucho estilo, y simplemente le gusta ir de una forma muy elegante. Posee un pequeño colgante, con forma de cruz hecho de madera de cauce. Además tiene unas hombreras que hace que parezca que su espalda sea más ancha de lo normal, haciendo que presente algo más de autoridad.


  • Raza: Humana

  • Stats de Clase:


    • Fuerza: 45
    • Resistencia: 45
    • Velocidad: 50
    • Estamina: 45
    • Akuma No Mi: 15


  • Armas del Personaje:

    Katana Mango Blanco:


    Katana Mango Negro:

» Sydonia




Última edición por Hisagi el Vie Ago 28, 2015 2:53 pm, editado 3 veces
Nivel : E



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
86/100  (86/100)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hisagi Weiss [ID]

Mensaje por Emme el Vie Ago 28, 2015 2:19 pm


  • Que sepas cartografía no significa que sepas navegar como un navegante.

  • Te falta un defecto que tenga que ver con el combate (miedo, fobia, herida antigua, etc...)

  • Tu avatar sobrepasa las medidas máximas (180x350)
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hisagi Weiss [ID]

Mensaje por Hisagi el Vie Ago 28, 2015 2:54 pm

Listo, Editado.
Nivel : E



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
86/100  (86/100)
Akuma No Mi: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hisagi Weiss [ID]

Mensaje por Emme el Vie Ago 28, 2015 3:07 pm


[list][*]Me gustaría indicarte algo. Por muy experto que seas en la medicina, no serás mejor que alguien de tu mismo nivel y que también sea médico. Osea, serás un experto en la medicina respecto a tu nivel.
Nivel : D



Ficha de Datos Rápidos
Barra de Experiencia:
116/200  (116/200)
Akuma No Mi: Yösai Yösai No MiVer perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hisagi Weiss [ID]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.